El otro día citábamos un estudio nuevo en el que se concluía que ligar “calentamiento global” con mayores extremos de precipitación y de sequía es otra trola más del cuento del clima. Hoy vemos (robamos) un entrevista con Eduardo Zorita, coautor, de Axel Bojanowski en el Spiegel Online. Clic para original en alemán.

Desde TGPF [–>]

Interview with Eduardo Zorita

Eduardo Zorita

Eduardo Zorita estudia el clima de los milenios pasados. Es un renombrado experto en modelos climáticos y datos climáticos hitóricos. El Dr. Zorita trabaja en el Helmholtz Centre for Materials and Coastal Research en Geesthacht, cerca de Hamburgo.

SPIEGEL ONLINE: Sr. Zorita,  usted tiene noticias inquietantes para sus colegas: Los modelos climáticos que predicen cómo cambiará el clima en el futuro paraecn tener fallos significativos  de acuerdo con su investigación. ¿Es cierto?

Eduardo Zorita: Bueno, la predicción de que el aire y el mar continuará calentándose en respuesta a los gases invernadero que emitimos no está en cuestión. Con respecto a las temperaturas los modelos parecen estar trabajando bien. Pero nuestro estudio muestra que los modelos climáticos tienen problemas calculando los cambios en la precipitación.

Nota: Es de suponer que Zorita define “trabajar bien” como acertar el signo de algo, pero ni de lejos su cantidad. Por ejemplo, como en este gráfico (clic):

modelos-climaticos-y-realidad-tmt-trop-gavin-curry

SPIEGEL ONLINE: Eso iría al corazón de las predicciones porque las predicciones más importantes se refieren a cambios en la precipitación. ¿Qué deberíamos pensar de que el calentamiento suponga más eventos de sequía?

Zorita: Las predicciones no son fiables. Nuestro trabajo muestra que los resultados de los modelos climáticos difieren evidentemente de los datos de precipitación.

SPIEGEL ONLINE: ¿Cómo lo han averiguado?

Zorita: Hemos analizado los datos de las condiciones de humedad en todo el hemisferio norte durante los últimos 1.200 años, basados en el crecimiento de los anillos de los árboles, sedimentos marinos profundos, y estalactitas.

SPIEGEL ONLINE: Todos los años lo árboles añaden un nuevo anillo, su tronco se hace algo más grueso. En años lluviosos, los anillos son más anchos; en años secos, más finos. Pero además del efecto de la lluvia también hay otras inluencias ambientales que afectan el crecimiento de los anillos — ¿cómo se puede uno fiar de los datos?

Zorita: Hemos comprobado la verosimilitud evaluando los datos climáticos independientemente. Resultó que individualmente proporcionan los mismos resultados que el conjunto. Además, la interpretacion de los datos climáticos se deriva de otros estudios que hicieron otros colegas que trabajan independientemente de nosotros, y ahora hemos reunido los datos en un sólo conjunto.

SPIEGEL ONLINE: ¿Confirman los datos que el clima ya ha cambiado en el sentido que calculan los modelos? La precipitación también debería mostar un cambio durante el siglo XX debido a las influencias humanas.

Zorita: Nuestros datos no muestran anormalidades durante el siglo XX; la precipitación realmente no ha cambiado. Desde el siglo IX al XI fue similarmente seco, pero entonces no había cambio climático antropogénico. Incluso las sequias severas recientes en el oeste de Estados Unidos se atemperan con datos similares de la Edad Media. Además, los datos de los últimos 1.200 años muestran que la lluvia es más volátil de lo que pensábamos previamente.

SPIEGEL ONLINE: Se predice que las regiones secas se harán más secas, según los modelos climáticos; las humedas más húmedas; estos son los avisos de las predicciones climáticas. ¿Pueden ustedes confirmar al menos esta asunción?

Zorita: No, no podemos. Aunque ese escenario es físicamente verosímil,  no lo vemos en los datos.

SPIEGEL ONLINE: Se considera un conocimiento elemental que las temperaturas aceleran el ciclo del agua; esto es, se evaporará más agua en respuesta. Entonces más vapor de agua, siendo un gas invernadero, conducirá a una aceleración del calentamiento. ¿Eso también está equivocado?

Zorita: No, la asunción parece verosímil, teniendo en cuenta que el calentamiento se intensifique. Sin embargo, durante los últimos 1.200 años no hemos detectado ninguna evidencia de una relación entre calentamiento global y un aumento de la lluvia. Este es un asunto de pensar.

SPIEGEL ONLINE: ¿En qué sentido?

Zorita: Nuestro estudio es una señal de advertencia. Muestra que necesitamos chequear los modelos mejor. No pueden apenas modelar el ciclo del agua, que es el fenómeno climático central.

SPIEGEL ONLINE: ¿No teme recibir ahora la crítica concentrada de los modelistas climáticos?

Zorita: Esperamos que haya crítica — eso es lo que mantiene la ciencia viva. Después de todo nuestro estudio no es completo; por ejemplo, se basa sólo en información del hemisferio norte — e incluso ahí hay áreas que sólo están cubiertas ligeramente. Y no podemos afirmar nada de extremos de precipitación, porque nuestros datos muestran medias de humedad de varios años. Aun así, consideramos que nuestros resultados son una urgente reclamación de llenar los huecos de nuestro conocimiento.

SPIEGEL ONLINE: ¿En qué tipo de huecos está pensando?

Zorita: Tenemos que explorar el comportamiento de las nubes y los aerosoles. Incluso nuestro conocimiento de cómo se intercambia la humedad entre el suelo y el aire es insuficiente. Esto es problemático, porque son estos factores los que van a determinar mayormente el futuro del clima.

Full interview (in German)

Translation GWPF / traducción del inglés de pm.

Comentario. ¿Es muy relevante el estudio? Depende. Desde el punto de vista del conocimiento de la realidad, probablemente no. Pero desde el punto de vista del cuento del Calentamiento Global Acojonante, mucho. Porque esto es una parte tan legítima de ese cuento como la parte contraria. Y es francamente anti-alarmista. Quiero decir que si eres razonablemente escéptico de la paleoclimatología, este estudio te parecerá de una importancia muy relativa. Pero si eres un entusiasta de los anillos de los árboles y esos prodigios, como son los alarmistas del clima, te tienes que tragar este estudio como si fuera a misa. Y entonces los modelos climáticos quedan -todavía más- como el culo.

Apuesta a que harán como que no se enteran.