Por lo menos Ciudadanos hace estas cosas. Preocuparse y pensar; y algunos de ellos incluso estudiar y proponer. Probablemente la educación sea uno de los asuntos más clarificadores de las intenciones de los partidos políticos. Y canta la cosa. El PP quiere hacer peperitos; el PSOE, psoecitos; y Potemos, potemitos. Y están luego las discusiones como de patio de colegio. Unos que quieren que los que tienen capacidad de alcanzar la excelencia puedan hacerlo, como si el resto no existiera; y otros que quieren que todos sean iguales, como si eso fuera posible, o hasta deseable.

Ciudadanos ha organizado un acto / charla con Jose Antonio Marina. Muy bien elegido. Tal vez quién más ha avanzado en España en el problema de la educación y en la necesidad de un pacto educativo. La Universidad Antonio de Nebrija le ha encargado la redacción de un Libro blanco sobre el Pacto educativo, y el proyecto se puede ver en la web de Marina:

Os dejo el video del acto de Ciudadanos. Oportunamente cortado, y sin la paja. Y así pasa de 51 a 34 minutos. Que significa sin la intervención de los que no decían nada relevante. El presentador; una escritora muy agradable y parlamentaria de C’s; y Albert Rivera. Confieso que a Rivera ni siquiera me he tomado la molestia de escucharle,  pero bastaba verle mientras intervenían los demás para saber que no tenía nada que decir. Cosa más que previsible, por otra parte.

El vídeo tiene algunos “tirones” y silencios. Está así el original en Youtube, no se puede hacer nada.

Destacaría algunos puntos que señalan tanto Marina como Garicano, en los que coinciden todos los expertos de fuera de los partidos políticos, de la “comunidad pedagoga”, y de los sindicatos.

– La importancia esencial de la calidad de los profesores y la medición de sus resultados. Y su puesta al día permanente, que no pueden hacer por sí solos.

– La calidad y especialización de los equipos directivos de los centros.

– La libertad de acción de los centros.

– En el caso de España, además, la reducción del currículo.

Sólo con eso sospecho que ya tienes a toda la comunidad educativa en contra, y a casi toda la comunidad política.

Marina ha incidido en los problemas previos inevitables. Que divide en problemas ideológicos, problemas idiotas, y problemas técnicos. Los problemas técnicos se resuelven de una manera técnica. Los problemas idiotas no son problemas, sino confusiones. Como la pelea calidad / equidad, o la pelea entre educación comprensiva y diferenciada. Y los ideológicos -religión, putas lenguas, anticapitalismo, cosas- son irreductibles.

Garicano sugiere ponerse de acuerdo en estar en desacuerdo para los problemas irreductibles. Pero eso parece más fácil de decir que de hacer. Porque irreductible suele querer decir, precisamente, no aceptar el desacuerdo y preferir el garrote. Es lo que ha quedado menos claro. Pero es justo donde más nos gusta liarnos a los españoles. Bueno, si olvidamos a los sindicatos y su horror a la competencia.

En resumen. Muchas gracias a Ciudadanos; por pensar, por trabajarlo, y por presentarlo. Parece tener como dos almas. El alma de las ocurrencias y el alma de Garicano. La versión optimista sería que la parte del alma de las ocurrencias no es peor que el resto de partidos, y la parte del alma de Garicano le da mil vueltas a todos los demás. De la versión pesimista, hoy no tengo ganas.

Marina y Garicano (31 min.)

 

El que lo quiera con la paja, líder, “show”, tiene a su disposición la versión entera (51 min.):

Añadido para la discusión (CSC):

Documento:

pisa-privada-publica-corregida

pisa-privada-publica-sin-corregir