Tal cual:

preferable-climate-change

Nota: No se nos acuse de aceptar su terminología. Como sabemos que el clima siempre cambia, sabemos muy bien que “este” cambio climático no es “él” (único) cambio climático. Pero como no se puede estar repitiendo siempre lo mismo, esperamos del sufrido lector que mentalmente cambie la expresión cada vez que se la tropiece:

Donde dice “el cambio climático”, léase “este cambio climático”, o “el cambio climático reciente”.

El caso es que ocurre lo que ya ha predicho todo el que entiende mínimamente del clima:

Según el análisis de las Universidades de Duke University y Nueva York, el 99% de los americanos vive en lugares en los que la temperatura media de enero se ha incrementado, mientras que sólo el 60% vive en sitios donde las temperaturas de julio han subido. Los cambios en la lluvia y la humedad también han sido, mayoritariamente, en un sentido favorable.

En números todavía tiene peor pinta. Promediando los más de 3.000 condados de los USA contiguos, las temperaturas de invierno han subido en un promedio de 0,58ºC por década, y las de verano sólo a 0,07ºC. Desde 1974 — antes de eso había enfriamiento global.

EL frío mata notablemente más que el calor. ¿Qué ocurrirá si disminuyes con generosidad el frío, y aumentas con mucha tacañería el calor? Ocurre lo obvio:

Las temperaturas en ascenso han sido, hasta ahora, una “pobre fuente de motivación” para que el público exija respuestas políticas al cambio climático.

“Los legisladores no pueden contar con las experiencias de los americanos con el clima para catalizar el cambio”, explica Egan. “Van a tener que buscar en otro sitio para convencerles de que es un problema grave.

Traducido: Si quieres convencer a la gente de que el Calentamiento Global Acojonante es un problema, mejor que no mires el calentamiento real. ¡¡¡Porque no es un problema!!!

Y todo esto es sin que los americanos sepan, en general, que el cambio climático reciente, y sobre todo las emisiones de CO2, están haciendo aumentar la vegetación y la vida toda. Lo que también incluye los cultivos de los que viven los humanos. Con el detalle añadido de que, al crecer más los cultivos, se usa menos tierra para producir los mismos alimentos. Vaya, que libera tierra para que crezcan más árboles.

The Guardian, como era de esperar, tiene que convertir las buenas noticias en malas. Por dos vías.

Con la imaginación: aunque lo que vemos ahora (la evidencia) es que “el cambio climático” es preferible, en el futuro (la imaginación) será horrible. Y ya sólo se trata de convencer a los niños de que lo imaginario es real — con un procedimiento que, aunque llaman “ciencia”, se parece mucho más a lo que antes se llamaba fe que a lo que antes se llamaba ciencia.

Con la mentira. Y para eso nadie mejor que Michel Mann, autor de fama mundial por su invento del “truco para ocultar el declive”. Afirma que aunque lo que notamos de clima es una mejoría, el problema está en lo que no notamos en el día a día. Como los “impactos de las sequías cada vez más devastadoras, las riadas, los incendios, y las inundaciones costeras”. A The Guardian no le preocupa que Mann esté en directa contradicción con el último informe del IPCC (AR5 – 2013) [–>].

En resumen, sigue habiendo una falta de evidencia y por tanto una baja confianza respecto del signo y la tendencia en la magnitud y/o frecuencia de las riadas e inundaciones a escala global.

En resumen, este informe concluye que no hay evidencia suficiente en este momento para sugerir más de una confianza baja en la tendencia a nivel global de la sequía o pluviosidad desde la mitad de mediados del siglo XX, debido a la falta de observaciones directas, inconsistencias geográficas en las tendencias, y dependencias de las tendencias inferidas en los índices que se elijan.

Resumiendo. Un brillante estudio recién publicado acaba de descubrir lo que sabía todo el mundo. Que lo que llaman “el cambio climático” es beneficioso si se juzga con lo que se puede sentir y con lo que se mide. Pero que es un problema mayúsculo si se juzga con lo que lo que puede imaginar el que quiere producir una alarma, o con lo que se puede mentir.

Nada nuevo bajo el sol.

Enlaces.

The Guardian:

En WUWT: