La boxeadora ya sabe pensar con toda la claridad que requiere el caso. No necesita que ningún filósofo le ayude a hacerlo. ¿Y cómo tiene tanta seguridad? ¡A huevo!

Intenta entrar en el senado desde tu propia plataforma

Si es que crees que sabes pensar, se entiende. Con los votos lo demuestras. Por lo demás, sobre las consecuencias morales -y por tanto políticas- de nuestra patriótica guerra contra el cambio climático, atenderé lo que dicen los científicos. Especialmente a aquellos a los que pagamos los que hemos conseguido un puesto en el senado. Y no les voy a pedir predicciones -o sea, ciencia- sino opinión, consenso. O sea, filosofía.

Es el mundo posmoderno, y la boxeadora [–>] es una excelente representante de la especie. Los argumentos o los datos, o las predicciones, le sobran tanto como los filósofos. Para eso tiene a los científicos … haciendo filosofía. Mala filosofía, ineviteblemente. No es su especialidad.

(45 seg.)

Para los que no son Boxer puede merecer la pena el vídeo completo. Alex Epstein explica las consecuencias morales (sufrimiento, pobreza, muerte) de la política contra los combustibles fósiles. La carbonofobia. Y la sutil diferencia que hay entre conocimiento y especulación. Que, por supuesto, incluye conocimiento y especulación científicas. A captar esa diferencia es a lo que llama, muy adecuadamente, pensar con claridad. Que la boxeadora no necesita porque para eso tiene a unos funcionarios con bata que se lo arreglan. Y votos; tiene votos.

Lástima que la eugenesia [–>] se basara exactamente en la misma estrategia que a la boxeadora le parece tan virtuosa. A los filósofos no se les discute, sino que se les aparta. También es el procedimiento por el que la agricultura soviética (Lysenko) se convirtió en una “verdad científica” … francamente mortal.

(15 min.)