Luis Bouza-Brey

(Este artículo es una continuación de otro de hace unos meses: “DEMOCRACIA ESTÚPIDA. COUSAS A 19-7-15, http://www.lbouza.net/ESPANA/lb19715.htm )

España es una “democracia” plagada de oligarcas corruptos, que no se defiende de sus enemigos internos, ni posiblemente tampoco de los externos, cuando la yihad comience sus razzias por estos barrios.
Una democracia estúpida en la que muchos jueces prevarican por activa y por pasiva, en la que las Universidades son un mundo aparte e inerte, los intelectuales callan como muertos y los miembros del “star system” siempre hacen el payaso.
Una democracia estúpida plagada de “buenistas” e ineptos, en la que el monopolio de la fuerza no sirve para imponer la ley, sino para impulsar la anarquía.
Una democracia estúpida que se define como Estado de Derecho y donde cada uno hace de su capa un sayo, mientras los tribunales resultan inútiles por caros, tortuosos y lentos para el ciudadano.
Una democracia estúpida en la que el etnicismo y el sectarismo se han consolidado como el modo de percepción política “correcto” y cerril de amplios sectores de la población.
Una democracia estúpida en la que un Gobierno con mayoría absoluta ha dejado pudrir la situación de crisis institucional, omitiendo la acción debida con una pasividad delictiva.
Una democracia estúpida en la que el mayor partido de la oposición va degradándose y degradando su liderazgo año tras año hasta alcanzar cotas de estupidez, sectarismo e hipocresía impropios de una sociedad europea moderna.
Una democracia estúpida que va cediendo legitimidad a neocomunistas bolivarianos dispuestos a derruirla.
Una democracia estúpida, en fin, que se suicida ante nuestros ojos sin que nadie dé un volantazo para recuperar el rumbo.

Luis Ventoso retrata en el artículo que sigue algunos aspectos de esta estupidez colectiva que él atribuye a falta de responsabilidad, pero que es algo mucho peor: es incapacidad para ejercer la libertad. Probablemente estemos condenados a un destino muy triste, cuando la descomposición “madure”.

Vean a Ventoso:

Alegría, Alegría

LUIS VENTOSO, ABC 04/02/16

http://paralalibertad.org/alegria-alegria/
Un día cualquiera en la España de la Segunda Transición

FEBRERO en la alegre España de la Segunda Transición. Hernández Moltó, un cachondo de bigote cano, socialista, economista, exconsejero de Economía de Castilla-La Mancha y presidente diez años de la caja de ahorros local, le suelta al juez que él ni flores de lo que pasaba en la entidad. «Yo allí era solo un animador sociocultural, la reina madre», dice el pájaro a los magistrados. Hasta MAFO, el Stevie Wonder de la supervisión bancaria, percibió que estaban trucando las cuentas groseramente. En 2008, Moltó y sus bucaneros declararon beneficios de 29 millones, pero en realidad había pérdidas de 182. El desmán acabó en intervención y un rescate de 9.000 millones para una caja de pueblo. Moltó, el presi, explica que él no se coscaba del pufo, porque sus misiones eran otras: las croquetas, el chófer y el chalaneo.

El Tribunal Superior de Cataluña concluye que la declaración de independencia del Parlamento catalán fue ilegal e inconstitucional, pero nunca un delito. España, siempre innovando, se convierte así en el primer país del mundo donde maniobrar desde una institución del Estado contra la existencia de la propia nación sale gratis.

Rita Barberá, de locuacidad vivaracha durante sus 24 años como alcaldesa de Valencia, enmudece súbitamente cuando aflora la roña que la circundaba. En 24 años al mando, esta dama bondadosa y naif jamás vio nada sospechoso. Tampoco se le ocurre renunciar a su escaño-homenaje en la Cámara-Spa (el Senado) y habrá que esperar a que su partido, con su ya legendaria diligencia contra la corrupción, la extraiga con fórceps.

En la farándula, una tal Barei, cantante ignota y eurovisiva, avisa de que en el festival no cantará en español «ni de coña», que a ella, madrileña, le pone el inglés. El español, el segundo idioma del mundo, no sirve para captar la lírica de la tonadillera soul (que no rascará pelota, «porque fue la mejor, desde luego, pero en las votaciones hubo una conjura letal de rusos, balcánicos y malteses»).

Tras 37 años con Ángel María atornillado en la Federación de Fútbol, el Consejo Superior de Deportes despierta y decide al fin echar un ojo a sus papeles, no vaya a ser que el compinche de Blatter y Platini sea lo que parece. Los futbolistas de élite reciben aplausos del público cuando van a declarar por robar al fisco (el mismo delito de Urdangarín) y doña Manuela libera a Madrid del recuerdo de ocho pérfidos religiosos católicos, a los que hubo que asesinar por píos al comienzo de la Guerra Civil. El pertinaz Sánchez quiere ser presidente sin ganar las elecciones, con 90 diputados, el peor resultado del PSOE, y encamado con comunistas y separatistas. Rivera acredita la esterilidad de su bisagra y Mariano no se da por aludido cuando está a punto de que le adelanten por la izquierda y cuando su partido flota en la corrupción. España se hace el harakiri siendo el país de la UE que más crece, y, a lo lejos, Alonso calienta motores y anuncia que se va a salir (preludio inefable de otra campaña de rajadas contra los torpes ingenieros japos y los taimados mecánicos ingleses, que no acaban de cuajar un bólido acorde a su talento). España. El país donde la responsabilidad no existe.

Pueden consultar también “LA GRAN FELONÍA”, de ALEIX VIDAL-QUADRAS en “Vozpópuli” del 7-2-16:
http://vozpopuli.com/blogs/6921-alejo-vidal-quadras-la-gran-felonia