Lo había visto comentar mucho en webs y en Twitter. Pero como ya han sido varios los testimonios de Christy y Spencer en ambas cámaras, había pensado que este sería otro más; una repetición de lo mismo. Pero -una vez mas- Judith Curry me corrige y lo destaca en su web.

Resume el acto completo, con dos intervinientes más. Pero me interesa especialmente el de John Christy. Por lo que dice Curry, que es muy cierto:

El testimonio de Christy es un “must read”.  Presenta una descripicón excelente de las diferentes mediciones de temperatura y las críticas a esas mediciones. También proporciona nuevos análisis de interés.

Además, es muy claro y fácil de seguir para quien no esté muy metido en la materia. Con ejemplos de la vida común que se pillan de inmediato.

Hagamos un breve resumen, con la recomendación de que el que pueda lo lea en el original (23 páginas, en inglés).

Lo más obvio y directo. El calentamiento por el efecto invernadero ocurre sobre todo en un lugar clave de la atmósfera. Según la teoría del Calentamiento Global Acojonante.

Esta imagen no es del testimonio de Christy. Pero es para remarcar la idea.

A la izquierda la teoría. Los colores marcan al calentamiento. El cambio de temperatura, no la temperatura. Y el mayor cambio de temperatura (rojo y marrón) ocurre en esa zona central marcada en verde, y con signos de exclamación. Es la troposfera media, en una banda muy ancha a uno y otro lado del ecuador.

 

punto-caliente-troposferico-2

A la derecha, la realidad medida por globos sonda. Con una notabilísima ausencia de ese calentamiento especial que se debería producir según la teoría, y que señalan los signos de interrogación.

Alguien puede pensar que, vaya, sólo es un pequeño fallo de la teoría respecto a las zonas que se calientan más, y las que menos. Y que lo que nos importa es lo que ocurre donde vivimos — la superficie. No es así. Toda la teoría está construida sobre la base de ese diferencial de calentamiento. De él depende el gradiente adiabático, y las realimentaciones positivas fuertes que necesita la alarma de clima. No vamos a complicarlo, pero esa ausencia de calentamiento marcada por los tres signos de interrogación es un problema muy muy gordo para el cuento de miedo.

Tanto, que varios de los científicos alarmistas más cafres y conocidos han creado un vídeo [–>] para desprestigiar las mediciones hechas a esa altura. Y Chirsty lo aprovecha para, siguiendo el mismo guión del vídeo cafre, explicar por qué las críticas son muy falaces y las mediciones son adecuadas. Y por qué esa es, precisamente, la medición clave. Es el fundamento de la teoría.

Aquí el gráfico que presenta Christy. Los modelos (la teoría) en rojo, y las mediciones de satélites en azul y las de radiosondas en verde. La teoría calienta tres veces más que la realidad.

christy-modelos-realidad-troposfera-media

En los demás sitios de la atmósfera el calentamiento también es mucho menor que el que predice la teoría. Pero esta es la zona clave. Es el motor del calentamiento. Y no chisca.

La gracia es que J.C habla con especial conocimiento. A lo largo de su vida se ha dedicado a medir la temperatura de la atmósfera -y sus cambios- con los tres procedimientos que hay. Termómetros de superficie, globos sonda, y finalmente satélites — cuya tecnología de medición ha desarrollado junto a Spencer. Conoce muy bien los pros y los contras de todos ellos, y los explica. Y le da un repaso bastante notable a los ajustes recientes de temperaturas globales con termómetros, que las malas lenguas llaman “karlizadas” y parecen diseñadas para vender la idea de que nunca hubo una “pausa” en el calentamiento global. Pausa que sigue gloriosa en satélites y radiosondas.

Hay que destacar un detalle de este único gráfico que he puesto en el resumen. Los modelos han sido creados conociendo los datos hasta 20o5. Y los gráficos que solemos ver son de comparación de temperatura de superficie, entre modelos y realidad. Los modelos, claro, están “tuneados” para que las temperaturas que ya se conocían se representen bien. Pero eso es en superficie, que es lo que todo el mundo mira. Por contra, en el gráfico de Christy que representa esa zona “motor” del calentamiento, los modelos ni siquiera son capaces de representar el pasado conocido.

christy-modelos-realidad-troposfera-media-pasado-conocido

Quiere decir que para que los modelos puedan reproducir (más o menos) el calentamiento conocido (1979 – 2005) en superficie, tienen que meter en altura un calentamiento como el doble que el que realmente hubo. Y eso supone representar un sistema muy diferente.

En palabras de Christy:

Siguiendo el método científico de contrastar las predicciones con los datos, concluiríamos que los modelos no representan adecuadamente al menos algunos procesos importantes que impactan el clima, porque no han sido capaces de “predecir” lo que ya ha ocurrido. En otras palabras, estos modelos han fallado el test de decirnos lo que ya ha ocurrido, y por tanto no están en la posición de darnos una respuesta fiable de lo que podría ocurrir en el futuro, y por qué. Son de un valor muy cuestionable para determinar la política, que debería depender de un conocimiento muy fiable de cómo funciona el sistema climático.

 

Pero, como siempre, se recomienda leer el original. Mucho mejor, y más completo.