Luis Bilbao

Es una cuestión de tiempo.

Dentro de un tiempo, algunos años, nos encontraremos con la correspondiente petición de perdón por parte del PSOE por no haber estado a la altura.

Solo un necio no es capaz de darse cuenta de que los gobiernos de ultraizquierda sólo traen catástrofes sin límites a los pobres sufridores que los padecen.

Y cualquier gobierno que integre a PODEMOS y a los nacionalistas (de derechas o izquierdas éstos, aunque peores los de izquierdas) se le puede calificar sin miedo de gobierno de ultraizquierda, aunque lo integre también el PSOE.

Y aquí, la verdad, me apenan sólo los que no les votaron. Los que lo hicieron, la verdad, que se jodan.

Pues bien, el PSOE, en su infinito odio a cualquier cosa que esté a su derecha, va a cometer la felonía de gobernar con la tropa de saltimbanquis, cuya insufrible estética estamos padeciendo ya mismo en el congreso. Estética no sólo en la vestimenta sino, aún peor, en sus comportamientos.

Lo que en toda Europa y si me apuran, el mundo, desearían, sería un estable gobierno de PP, PSOE y CIUDADANOS. Permitiría un cambio ya muy necesario en la constitución española, pero no para dar de comer más a los siempre insaciables nacionalistas, sino para terminar de una vez el mercadeo de competencias entre estado central y autonomías.

Permitiría unas leyes de educación estables, modificaciones en la sucesión de la corona, y la finalización de la absolutamente por incompleta reforma laboral. Y la tan ansiada seguridad jurídica.

La prima de riesgo se hundiría, las inversiones acudirían en masa y el paro descendería de forma vigorosa.

Pero no, el PSOE, como antes he dicho, cometerá la felonía, por puro interés electoral cortoplacista, además equivocado, de dejar que la banda del mirlitón hunda las finanzas, espante a los inversores, haga crecer el desempleo y finalmente desciendan las prestaciones sociales. Y colaborará en dinamitar España. ¿Todo a cambio de unos pocos años de gobierno, que será enloquecido y disparatado por los socios con los que se acuesta?

Como titulo este escrito, llegarán unos años donde humildemente el PSOE pedirá perdón por este atropello. Seguramente ya será tarde, pero, ¿cómo pretender evitar que los putos políticos de hoy quemen todo el granero con tal de tener una bonita hoguera?

Para terminar con lo de la insufrible estética que padeceremos, vemos y veremos niños recién nacidos en el Congreso, y bajar la cuesta hacia las Cortes en bicicleta. Mucha coleta y buen rollo de los “diputados y diputadas”.

A mí particularmente me jode que teniendo una guardería en el Congreso (que no pagan ellos) hagan el show de llevar a los niños para la tele. ¿Hemos de dejar que los pilotos de aviones vayan en cabina con sus hijos recién nacidos?. ¿Los cirujanos han de meter en el quirófano a sus hijos y en mitad de la operación cambiarles los pañales?. La habitual fachada de los buenrollistas.

Así que ya que traicionarán a España y como al final pedirán perdón, le pido desde ya al PSOE que al menos hagan algo por no tener que pedir perdón también en el futuro no solo por su traición, sino por el bochorno estético que vamos a padecer.