Los que no tienen paciencia para el circo de los payasos no conocerán los detalles del CUPonazo. Pondré los que he conseguido averiguar.

La votación tenía cuatro opciones. Si una sacaba el 50%, ganaba. Si no, se descartaba la que menos votos había sacado, y se votaba de nuevo — esta vez con tres opciones. Etc. Las opciones eran una mezcla de Mas Sí/ No, y el acuerdo propuesto Sí/No. Este es el dibujo mas claro que he visto:

CUPonazo-1

Así que: Mas Sí eran las opciones 1 y 3; y Mas No las 2 y 4.

Lo que nadie había pensado -menos algunos- era la posibilidad de un empate. Que, en tres votaciones, ha ocurrido así:

CUPonazo-2

Ningún periódico que haya visto (muchos) menciona los votos nulos y blancos, y la participación de la tercera votación. La web de la CUP no menciona las votaciones. El Twitter de la CUP (@cupnacional) dejó de emitir en cuanto comenzaron las votaciones. Y la posibilidad de creerse que ese empate es real, y no fabricado en la hora y media que pasó entre la votación y la proclamación, es bastante escasa.

La payasada es guapa, pero la culpa no es de los antisistema. Es Mas el que ha instalado a Cataluña en la trampa y el ridículo como esquema por defecto. ¿Por qué no iban los perroflautas a fabricar el resultado al que mas partido le pueden sacar, si aceptamos que unas parlamentarias sean plebiscitarias, y que unas plebiscitarias se reconviertan en parlamentarias — según vaya conviniendo? Pues a huevo; si un empate permite la posibilidad de seguir menenado la olla en la que cocinan a Mas, empate tendrás. Que resulte creíble o que no sea ridículo es algo que ha dejado de tener ninguna importancia desde el mismo momento en que Mas es presidente. Es simplemente el ambiente natural del oasis. ¿O es que ahora les vamos a pedir a los chicos de las chanclas la seriedad que no tiene la burguesía de Cataluña?

Cada día está más claro. En el mundo no hay datos que permitan concluir que el bipartidismo sea malo. Es lo que tiende a haber en los países serios y ricos. Y en los países que tienen como ejemplo los partidos españoles que dicen estar contra el  bipartidismo, lo que hay es mono partidismo. Pero en España estamos demostrando al orbe que ser serio y rico es aburridísimo. Una buena industria del cine y otros entretenimientos no sabremos  hacer, pero para darle morbo e intriga a la política somos únicos. Y ahora ha tocado el CUPonazo. Lo que faltaba después de Mas. O lo que le faltaba a Mas.

Supongo que debe ser muy difícil decidir si eres más anti capitalista, o más etno-nacionalista. Yo fabricaría un empate tras las bambalinas de tener una duda de ese calibre. Con la chancleta, o con lo que sea.

CUPonazo-3