Rescato dos comentarios [–>] [–>] de otro hilo. Hacen una entrada.

No me líes, Marod. Muchos de esos terroristas (¿la mayoría?) han nacido y se han criado en Europa.

Pero si eliminas cualquier pretensión o injerencia política, la religión es una creencia espiritual, una cosmovisión que trata de explicar el mundo, nuestra misión en él y una especie de manual de instrucciones para estar a bien con el Hacedor.

El islam también predica el amor al projimo y la solidaridad con los pobres, no te jode. Sólo que estos bestias y radicales entienden el “projimo” sólo si eres moro, si no no eres el projimo, eres un infiel. Esa violencia (la de considerar al otro como el enemigo a destruir) se vincula a la interpretación de la doctrina. Nuestra misma doctrina católica que ahora es tan “buenista” sirvió para tratar de masacrar a protestantes, judíos, y musulmanes.

Si eliminas cualquier pretensión o injerencia política (y social), eliminas el islam tal y como existe y se enseña hoy. El islam enseña en las mezquitas muchas cosas que al cristianismo le prohibimos enseñar. Y si a un obispo se le ocurre sacar la pata del tiesto, le caen hostias argumentales desde todas las esquinas del tablero. Hostias argumentales, y alegres manifestaciones con las tetas al aire.

Cañizares:

Rouco:

Esas chicas de Femen son “cristianófobas”, y nadie levanta una ceja por ello. Mucho menos, tú. Y ser “islamófobo” no es mas que lo mismo, pero con infinitamente mayor justificación.

No me vengas con pavadas de respeto a las “creencias”. Muchas creencias del islam no son nada respetables, lo mismo que muchas “creencias” del cristianismo no eran nada respetables. Y acabamos con el imperio moral de aquellas creencias … a hostias argumentales. Criticando, ridiculizando, insultando, protestando. O sea, Voltaire. En más fino, o en más bestia, dependiendo de cada cual y del contexto. Eso es la “fobia”, y es una herramienta social para quitarse la mierda de encima. Que, por supuesto, también debe tener sus límites. Yo diría que el “escrache” de Femen sobrepasa de largo esos límites, pero doctores tiene la iglesia. Y con las tetas siempre hay menos peligro que con los mastuerzos. Pero entre los límites  no puede estar descartar la crítica por llamarle “fobia”, o por una idea absurda del respeto a “creencias” que no tienen nada de respetables.

Algunos “cristianófobos” (yo ya apenas soy) siguen pensando que el cristianismo todavía impone (educa, etc) ideas perniciosas. Y siguen en la gresca (la “fobia”), como esas chicas Femen. Otros creen que las Femen se pasan varios pueblos, y ponen les ponen a parir. Son “feménfobos”. ¿Y qué? Se llama vida y sociedad.

Ser “islamófobo” es algo enteramente razonable. Y virtuoso. Esos terroristas islamistas europeos en general no saben casi nada del corán. Ni suelen tener tendencias o espíritu místico, ni religioso, ni nada más allá de una tendencia acusada a la violencia adolescente. Delincuentes juveniles en busca de autor. Sólo están buscando una “identidad” en la que subsumirse y consolarse. Pero es una identidad sociópata, y hay que decírselo con toda claridad. Y si han elegido una “identidad” que pivota en el islam, y se llama islam, y lo toman por islam, lo siento por el islam. Pero, o bien el islam arregla su propia mierda y les impide usarlo para asumir esa “identidad”, o tenemos que darle hostias argumentales al islam hasta que lo hagan.

Funciona, y se llama (o se llamaba) Europa. No me vengas con monsergas.

Marod, tu teoría:

No es un problema concreto de una ideología o religión, sino de un problema social. De la atávica deriva de los humanos a arreglar sus conflictos por la vía más expeditiva. A hostia fina.

Vamos a ver, entonces lo peligroso y lo que debemos combatir (en todos los frentes posibles) es el fanatismo. No el islam.

¿No se te ha ocurrido pensar que esa hipótesis conduce a predicciones … que no se cumplen?

Conflictos sangrientos. Muy sangrientos. Fenomenal. Pero no miras ni qué conflictos, ni qué sangre, ni dónde hay fanatismo.

Conflicto: Inmigracion masiva de mano de obra no especializada, desde otra cultura.

Sangre: Inocentes que sirven de ejemplo para aterrorizar a todos.

Ya hemos centrado un poco la cuestión. Ahora busca más ejemplos de la misma. Y tienes:

– Asiáticos “amarillos” (con predominancia de chinos, pero no sólo).
– Hindúes.
– Africanos negros.
– Sudamérica.
– Islamilandia.

Fanatismo. Predicción:

– Terrorismo amarillo. Predicción fallida.
– Terrorismo hinduista. Predicción fallida.
– Terrorismo negro. Predicción fallida.
– Terrorismo bananero. Predicción fallida.
– Terrorismo islámico. Predicción acertada, por los motivos equivocados

Teoría fallida en un 80% de los casos. Teoría estrepitosamente fallida. El 20% de acierto no puede ser por los motivos alegados.

Muy recomendable artículo de un musulmán muy integrado en Australia, cabeza del Australian Federation of Islamic Councils. Es de antes de París (mayo 2015). Y una inmensa lección de “multiculturalismo”.

Destaco:

– Al intentar tener una política de inmigración no discriminatoria, hemos permitido entrar a país a mucha gente cuyos valores y normas son simplemente incompatibles con los valores y normas australianas, así que evidentemente encentran muy difícil integrarse en la sociedad australiana.

Han proyectado su ideas en los musulmanes de Australia, así que estamos viendo musulmanes de segunda y tercera generación que han adoptado esas ideas que tienen su origen en el islamismo del mundo musulmán de los 70, 80 y 90s.

– Muchos de los líderes de la comunidad musulmana vienen del extranjero, y potencialmente no están tan familiarizados con la sociedad australiana como debieran.

Esto advierte del problema de que hay gente haciendo algunas de estas normas que claramente no tienen una buena perspectiva sobre cómo se debería hacer el islam de una forma que sea conductiva en el contexto social y cultural australiano.

– Se crea una tensión entre mucha gente joven que no sienten que puedan ser al mismo tiempo un occidental o un australiano, y un musulmán al mismo tiempo. No se sienten a gusto en esa identidad.

Así que tienen un dilema, y eso es parte del problema.

Ya ves tú. No está pensando ni en un problema social, ni en un atavismo. Está describiendo un problema cultural (basado en la religión) como la copa de un pino.

Y aquí viene otra de las predicciones fallidas de tu teoría. Si aceptas que la religión cumple una función simbólica que crea un tejido / engranaje que permite sociedades complejas y enormes, entonces tienes que contemplar que el mecanismo se puede estropear. Por desvío, por mezcla de dos mecanismos incompatibles, por lo que sea. Pero todo mecanismo delicado (y aquí complejo implica delicado) es susceptible de joderse, y así no hará su función. ¡Pues que arreglen el maldito islam! Y mientras tanto, a hostias argumentales. Como estímulo para que lo reparen.