Eso dice Carolina, literalmente.

Ser feminista era estupendo, y nos cuenta la gran lucha y éxitos del movimiento. Tenemos los mismos derechos ante la ley. Estamos de acuerdo, pero entonces, ¿cuál es el problema? Delicado. Resulta que los derechos que tenemos todos iguales son meramente formales, pero no reales.

– ¡Uf! ¿Mande?

Bueno, no. Es un poco más retorcido.

Y se consiguió en parte lo que buscaban. Se consiguió la igualdad formal. La ley del divorcio y tantas otras que garantizaban sobre el papel que hombres y mujeres somos iguales y tenemos los mismos derechos ante la ley. Muchos y muchas pensaron que eso bastaba,  sin darse cuenta de que la igualdad formal y la igualdad real eran caminos paralelos que tardarían en cruzarse mucho tiempo.

¿Un pequeño volatín lógico el de la feminista reprimida, no? Esa confusión entre “igualdad” y “mismos derechos”. Como si fueran lo mismo, pero no intercambiables.

Mira:

La ley del divorcio y tantas otras que garantizaban sobre el papel que hombres y mujeres somos iguales y tenemos los mismos derechos ante la ley.

¿Qué diantres quiere decir eso? ¿Ser iguales significa tener los mismos derechos ante la ley, o significa algo diferente?

A) Significan lo mismo. Y entonces sustituimos “igualdad” por “mismos derechos ante la ley·.

La ley del divorcio y tantas otras que garantizaban sobre el papel que hombres y mujeres tenemos lso mismos derechos ante la ley y tenemos los mismos derechos ante la ley. Muchos y muchas pensaron que eso bastaba,  sin darse cuenta de que los mismos derechos formales ante la ley y los mismos derechos reales ante la ley eran caminos paralelos que tardarían en cruzarse mucho tiempo.

No funciona. Mismos derechos formales ante la ley, y mismos  derechos reales ante la ley, son la misma cosa.

B) No significan lo mismo. No queda otra. Pero si no significan lo mismo, no puede decir …

La ley del divorcio y tantas otras que garantizaban sobre el papel que hombres y mujeres somos iguales y tenemos los mismos derechos ante la ley.

Por la sencilla razón de que ni al que asó la manteca se le ocurre que la ley del divorcio y tantas otras puedan garantizar ninguna igualdad, más allá de la igualdad ante la ley.

Carolina está haciendo trampas, y bastante burdas. Su feminismo reprimido no es de igualdad ante la ley, sino de otra igualdad. ¿Qué igualdad? Lo explica.

– Que ganen lo mismo (no dice que tenga que ser a cambio de lo mismo).

– Igual representación “en los círculos de poder socioeconómico que dominan la sociedad”. Quiere decir consejos de administración y similares.

– Prejuicios sexistas

– Violencia machista

E insiste:

Pero muchas lo niegan y no nos queda ni siquiera el derecho al pataleo de la década de los 70 y 80.

Una gran parte de la sociedad niega incluso que exista violencia de género. Hablan de violencia contra las personas, como si las muertas no fueran mayoritariamente mujeres, el balance es demasiado desproporcionado, son de lejos las más desprotegidas.

Joder, Carolina, que eso es algo que se puede simplemente comprobar. Vaya, que ya está medido. Los hombres, tan machistas, matan casi diez veces más hombres que mujeres. En España.

violencia-machista-y-no-machista

Datos:

El resto de los problemas planteados por Punset tienen un nombre muy claro. Quiere cuotas. Hay gente  a la que les parecen estupendas en general, y hay gente con el parecer contrario. Si el feminismo, hoy, es cuotas, inevitablemente va a tener en contra los que sean críticos de las cuotas. Y tanto más en contra cuanto más por saco den con las cuotas. Pero eso no es no permitirle a Punset ser feminista. Es otra cosa, y se llama discrepancia. Y para eso está la democracia; para organizar razonablemente la discrepancia. Donde “organizar razonablemente” no es precisamente sepultar.

Resumiendo. Carolina Punset no tiene el menor problema para ser feminista, y en su forma favorita de feminismo. Lo que sí parece tener es algún problema con lo de la discrepancia. Que bien pudiera ser un motivo verosímil, y más que razonable, para suscitar el rechazo que parece sentir.

Avisamos, por si quiere participar:

carolina-punset-feminista-reprimida