Luis Bouza-Brey

El rol que va a desempeñar Ciudadanos es complicado: por una parte, parece probable que tenga que pactar, desde una primera, segunda o tercera posición, con otro u otros partidos para formar Gobierno.
Por otra parte, Ciudadanos tendrá que actuar de catalizador para iniciar el proceso de reforma constitucional e institucional necesario para Regenerar el sistema político. Una regeneración cuyo núcleo esencial debería ser la reforma del sistema electoral, a fin de dar autenticidad a la representación política y acabar con la oligarquía cleptocrática que nos domina.
A ello habría que añadir una reforma del Estado Autonómico y del Senado para impulsar la cooperación centrípeta y acabar con la centrifugación y el etnicismo antidemocrático y reaccionario de los nacionalismos.
Debido a la complejidad de su rol, Ciudadanos debe actuar con sumo cuidado, creo yo que sin poner vetos a Rajoy, si éste no se cierra en banda ante las necesidades de Regeneración y reforma, y también promoviendo cambios en el PSOE, a favor de dirigentes que impulsen el pacto de Estado por la Reforma y se dejen de cordones sanitarios contra el PP y alianzas hacia la extrema izquierda, con indios bolivarianos. Y no se me ocurre un cambio más positivo para conseguir este objetivo que la sustitución de Sánchez por Susana Díaz, después de una derrota bien merecida del PSOE y el PSC.
En fin, este comentario viene a cuento por la nueva información que nos proporciona hoy José Alejandro Vara en “Vozpópuli”:
Ciudadanos ya supera en escaños al PSOE, según la última encuesta del PP