https://plazamoyua.files.wordpress.com/2013/08/tertsch-snowden.png?w=510&h=107

Debe ser que en el Parlaqmento Europeo saben poco, o nada, sobre la “seguridad occidental”. Porque …

En una resolución votada este jueves, los parlamentarios europeos dicen que se ha hecho muy poco para proteger los derechos fundamentales de los ciudanos europeos después de las revelaciones de vigilancia electrónica masiva. Urgen la la Comisión Europea a asegurar que todas las transferencias a USA tengan un “nivel eectivo de protección”, y piden a los Estados Miembros  que garanticen la protección de Edward Snowden como un “defensor de llos derechos humanos”. El Parlamento también expresa preocupación por las leyes de vigilancia en algunos Estados Miembros.

Esta resolución, aprobada por 324 votos contra 274, con 29 abstenciones, toma en consideración la falta de acción por parte de la Comisión Europea, otras instituciones de la UE y Estados Miembros sobre las recomendaciones hechas por el Parlamento en su  resolución del 12 demarzo de 2014 sobre la vigilancia masiva electrónica a los ciudadanos europeos, hecha tras las revelaciones de Snowden.

Por 285 votos contra 281, los miembros del Parlamento han decidido pedir a los estados Miembros la suspensión de cualquier cargo criminal contra Edward Snowden, garantizar su protección, y consecuentemente prevenir su extradición o entrega por terecras partes, en reconocimiento a su estatus “whistle-blower” y defensor internacional de los derechos humanos.

Lo de “llorar porque registran a su novio” (de Greenwald) se refiere a retenerle durante casi un día bajo una ley antiterrorista, quitarle todos sus aparatos electrónicos, e interrogarle se supone que al estilo en que interrogan a los terroristas. A pesar de ello, no deseamos que a Hermann Tertsch le apliquen una medida similar en Heathrow, porque ocurra que tenga una información que al Gobierno de Su Majestad no le guste que se haga pública. Y si protestara, nunca diríamos que “llora porque le registran”. Al contrario, le defenderíamos. Tal vez sea por no parecernos mucho, o mejor dicho nada, a este amable amigo de sus compañeros de profesión; incansable defensor de la libertad de información y otros derechos cívicos.