Si, ya se entiende que al frente de gobierno está un plasma como Mariano. Que no es sólo un antilíder y un antihéroe, sino más allá. Y que puede hacer que se desespere hasta el más calmado y entero. Manda cojones decir que la iniciativa secesionista presentada en el Parlamento de Cataluña  “es contraria a la Constitución y a las leyes”, y no anunciar en el acto ninguna medida contra sus proponentes. O decir que es un “acto de provocación”. ¿Qué quiere decir eso? Si es ilegal, será mucho más relevante la ilegalidad que la provocación. Y si no es ilegal, entonces será “sólo una provocación”. Pero, ¡joé!, estamos hablando de la marianidad. Son los bueyes con los que aramos. De momento.

La gente estaba muy nesviosa en Twitter. Exigiendo medidas, pero sin ser capaces de señalar el delito ni la norma incumplida. Y hablando del 155 — contra el interés general y tal. Pero el 155 habla de “una Comunidad Autónoma”, que se supone que es el gobierno de la misma; no su parlamento. Por eso exige requerir (lo que sea) “al Presidente de la Comunidad Autónoma”. Pero sería un poco raro exigirle a Mas que dos grupos parlamentarios no presenten una iniciativa inconstitucional.

El jardín de si los dos grupos tenían o no una mayoría de votos fue de traca total. ¿En que diablos está pensando? ¿Con mayoría sí hubiera sido válido?

Y luego el pingajo no puede evitar el muy electoralista “mientras yo sea presidente”. ¿Todavía no han aprendido la lección de que no se juega con el fuego que afecta a todos para aprovecharse uno mismo? No. Pero tampoco es para ponerse nerviosos. Rajoy desprende olor de cadáver político hace tiempo. No se va a aprovechar de nada.

Pero siguen (seguimos) teniendo todos los recursos de la ley. Si lo de ayer no es suficiente para activarlos, no puede faltar mucho. Y que se haga un paso antes o un paso después no va a cambiar el resultado. Al contrario; parece que un paso después será todo más claro, y más inevitable. Incluso parece que la situación mejor es una  que implique fuerza. Por ejemplo, tener la disculpa legal de detener a alguien y llevarlo ante el juez. Y hacerlo con el absoluto mínimo de efectivos. O sea, la pareja de la Guardia Civil que se presenta con su orden de detención. Cuanto más ambiente haya, cuanto más hayas esperado con los nervios en su sitio, mas tentación tendrán de impedir esa detención por la fuerza. Mossos, o lo que sea. La misma vorágine de su escalada les obligaría a ello. Y en ese momento ya tienes un acto de fuerza, y todas las herramientas legales con las que quieras soñar. O si no, si se rajan, se pincha el globo. Se vería como un bluf. Pero también para la versión bluf conviene no  adelantarse.

Hasta puede ser bueno lo de Mariano. Su absoluta incapacidad de trasladar ninguna idea de un estado con alguna fuerza, puede ser ideal para hacer que los separatas se metan en una ratonera sin salida. Sólo hace falta que entonces sí actúe. Aunque vaya contra todos sus instintos y personalidad. Pero ese sería el momento en que empiezan a pesar las circunstancias mas que los deseos. Y los antihéroes tienen eso; se dejan arrastrar por las circunstancias.

Resumiendo. Calma, mi alma. Hay lo que hay. Pero eso no quiere decir que los payasos lo tengan a huevo. Todavía.

Añadido relacionado. Joan Tapia le llama a lo de Mas …