La historia es maravillosa. En mayo, un senador USA, Whitehouse (Rhode Island), publicó un artículo en el Washington Post pidiendo que se aplicara a los “negacionistas” del Calentamiento Global Acojonante una legislación especial contra estafas de crimen organizado. Se llama RICO esa ley (Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act –>). Causó cierto pasmo, pero no dejaba de ser una locura más dentro de la chifladura del cuento del cambio climático.

Pero el 20 de septiembre un grupo de 20 científicos alarmistas del clima, muy prominentes, escribieron una carta a Obama [–>] abundando en la idea.

Comprendemos que está haciendo un uso agresivo e imaginativo de las escasas armas de que dispone en vista de un Congreso recalcitrante. Una herramienta adicional -recientemente propuesta por el senador Withehouse-  es la ley RICO (Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act) para investigar a las corporaciones y otras organizaciones que hayan engañado conscientemente al pueblo americano acerca de los riegos del cambio climático, como forma de frustrar la respuesta de América al cambio climático.

rico-climate-scientists

Científicos metidos en un fregado así ya no es tan normal. Y por supuesto despertó una crítica muy fuerte, pero lamentablemente sólo en el campo de los críticos del IPCC. Pero a algunos se le ocurrió ir más allá de criticar. Empezaron a mirar. Por ejemplo, al primer científico de la lista de firmas. Jagdish Shukla. Que curiosamente tiene una organización dedicada a ese ejercicio tan lucrativo de luchar contra el “cambio climático”. IGES (Institute of Global Environment and Society). Y entre esos mirones estaba Steve McIntyre, que tiene como entretenimiento auditar las burradas que publican los chicos del clima en sus estudios científicos. Un peligro.

Shukla fue también el encargado de dar aire público a la carta a Obama, en la web del IGES. Pero los mirones han descubierto que el 98% de los fondos del IGES son dinero público; que contrata al miso Shukla, a su mujer y a su hija, por un pastón; y que ha recibido 63 millones de dólares de los contribuyentes desde el año 2001.

Y claro, resulta delicado. Resulta delicado explicar que quieres meter en la cárcel a los críticos del cuento … con el que tú te embolsas cuatro millones y medio de dólares al año. ¡Joder! ¿Cómo iba aquello del conflicto de intereses, que se suponía que sólo afecta a los malditos negacionistas y sus asquerosas industrias petroleras? (Cuando me veáis en el Rolls vais a flipar). En fin, que la cosa empezaba a cantar mucho. Y Shukla retiró la carta a Obama de su web, como para disimular. No sólo eso, sino que anuncia la disolución del IGES y el próximo cierre de la web [–>].

¿¿¿Comorrr??? ¿Disolver? ¿Cerrar? Espera un momento, muchacho, que se nos ha despertado la curiosidad.

El Presidente del Comité para Ciencia, Espacio y Tecnología del Congreso USA le acaba de mandar una notita [–>]. En la que le anuncia el interés del comité por sus actividades (¿de crimen organizado?), que van a investigar. Por si no fuera muy de recibo forrarse con fondos del contribuyente, y al mismo tiempo participar en una política partisana requiriendo la investigación de los que se oponen a la política climática de Obama.

lamar-a-shukla

Tiene guasa. Le dice que en vista de la desaparición de la famosa carta a Obama de su página web, el comité tiene la preocupación de que pueda desaparecer otra documentación vital para la investigación. Y que mucho cuidadito. Que a partir de ahora se guarde mucho de no “desparecer” ningún documento electrónico del IGES, desde 2009. Sean emails, archivos, o cualquier información digital en cualquier forma.También quiere una lista de todos los empleados por el IGES desde la misma fecha. Y que conteste antes del ocho de octubre.

Tela. El cazador … cazado.

Más info:

Añadido para corregir una frase que no ha quedado bien.

Donde dice:

Por si no fuera muy de recibo forrarse con fondos del contribuyente, y al mismo tiempo participar en una política partisana requiriendo la investigación de los que se oponen a la política climática de Obama.

Debería decir:

Por si no fuera muy de recibo usar fondos del contribuyente para participar en políticas partisanas, como pedir la investigación de los que se oponen a la política climática de Obama.