Los alarmistas del clima quieren reducir la discusión a blanco o negro. Calentamiento o no calentamiento. Como si cualquier calentamiento fuera malo, y malo para todos.

Pero cuando queremos saber cuánto calentamiento está habiendo, y si es mucho o poco -por ejemplo comparado con las predicciones alarmistas- nos solemos encontrar con rotundas afirmaciones contrarias. Por ejemplo, unos dicen que lo que medimos se corresponde mucho con las predicciones, y otros que sólo es como la mitad de las predicciones. Si los segundos tienen la razón, es muy difícil plantear que tengamos un problema con el cambio climático. Y que sea razonable provocar un desastre económico encareciendo brutalmente la energía, a base de prescindir de los combustibles fósiles.

Una parte importante de esta disparidad viene de que miden la temparatura global por dos procedimientos diferentes. Y están dando resultados diferentes. Temperaturas del aire medidas por termómetros, y por satélites. Y es una puñeta, porque las mediciones se van separando y separando, hasta el punto que ya va ser muy difícil negar que una de las dos está mal, y no sirve. Podrían ser las dos, claro; pero eso debilitaría las urgencias alarmistas.

La cuestión es importante, porque la diferencia entre ambas empieza a ser de casi el dobe de calentamiento para termómetros que para satélites. Y la diferencia parece estar yendo a más.

La discusión que se traen no es muy recomendable. Oscura como pocas. Y vuelan argumentos y zambombazos en todas direcciones. Pero hay un sistema fácil, un poco como de andar por casa, que sí puede proporcionar alguna perspectiva. Se pueden comparar los dos sistemas con un tercero, que es mixto entre ambos. Y de mucho prestigio. La medición Reynolds de la NOAA. Mide la temperatura de la superficie del mar (como la “piel” del mar). Y usa tanto satélites (pero por un método diferente que los que miden la temperatura del aire), como termómetros de barcos y de boyas. O sea, es fiable, y de metodología independiente. Ideal para contrastar.

Bueno, es sólo temperatura del mar. Pero la superficie del mar es el 70% de la global. Y las dos mediciones en disputa dan datos separados para tierra y mar. Se puede comparar mar con mar, o peras con peras, y obtener un resultado válido para el 70% del globo.

Para satélites usaremos UAH. No hace ninguna diferencia usar la serie de cualquiera de los dos grupos que miden desde satélites, porque van niquelados. Para termómetros usaremos la serie de Hadley Center (HadSST3) de temperatura de superficie en el mar. Es la que da menos calentamiento de las series de termómetros. O sea que usando cualquier otra, veríamos lo mismo pero más exagerado.

Al grano. Primero, la separación entre satélites y termómetros. Y recordemos que es sólo en el mar, lo que evita las discusiones sobre las “islas de calor urbano”. Es una separación bastante menor que cuando metes también la tierra por medio. Pero tiene la ventaja de poder comparar con la serie mixta y de mayor calidad.

comparacion-temperatura-uah-hadsst3

No hace falta un ojo demasiado fino para ver cómo se separan.

Ahora comparamos los satélites (UAH) con la serie mixta (Reynolds), que nos sirve de juez.

comparacion-temperatura-uah-reynolds

Aunque están representadas las líneas de tendencia de las dos, líneas de puntos en azul y rojo, es casi imposible ver más de una. Que le pregunten a nuestra amiga V lo que ve. 😉 Pero nos sirven las cifras. La diferencia entre 0,90ºC / siglo y 0,84ºC / siglo. Nota: las predicciones de los alarmistas dicen como 1,7ºC / siglo.

Y ahora comparamos los termómetros (HadSST) con la serie mixta (Reynolds).

comparacion-temperatura-reynolds-hadsst3

También se separan, de una manera imposible de justificar. Y eso, usando la serie de termómetros que va menos caliente. Y por supuesto, al ser sólo el mar, no entran la multitud de factores que no son climáticos ni tienen relacion con el CO2, como el crecimiento de las ciudades (donde suelen estar los termómetros), el cambio en el uso del suelo, los regadíos, y varios etcéteras.

En números:

  • Diferencia entre termómetros y control, y sólo en el mar: +0,43ºC / siglo.
  • Diferencia entre satélites y control, y sólo en el mar: -0,06ºC / siglo.
  • Los termómetros están siete veces más alejados del control que los satélites.

Por eso es muy importante fijarse en algo que el público no suele darse cuenta. ¿Cuando me hablas de temperaturas y de calentamiento, de qué medición me estás hablando? No es lo mismo. Y yo supongo que como se sigan separando las mediciones de satélites de las de los termómetros, por ejemplo como los “termometreros” sigan corrigiendo y corrigiendo sus mediciones al alza, llegará un momento en el que va a empezar a oler a podrido. Y va a ser difícil disimular.

Nota marginal / apuesta: En la serie que hemos usado de control (Reynolds) se ha acabado La Pausa. De momento, y por El Niño en curso. Mi apuesta es que en unos meses pasará lo mismo con los satélites. Pero eso no va a hacer que las temperaturas medidas (bien) se acerquen a las predicciones.

Este gráfico lo pillamos de Bob Tisdale [–>], que ya está bien de tanto grafiquito: