Es una historia larga, que resumiremos porque es divertida e instructiva. La última etapa, de momento, sobre el desventurado “palo de hockey” de Michael Mann.

Recordando:

El “palo de hockey” es una reconstrucción de temperatura de los últimos 1.000 años del hemisferio norte. Fabricada en 1998 por uno de los alarmistas climáticos más fanáticos, fue durante muchos años un icono del cuento del calentamiento global, usado con gran profusión por el IPCC y el resto de la trinca. No era para menos. El infame gráfico eliminaba el Período Cálido Medieval, hasta entonces un hito ortodoxo e inevitable en climatología. Y de esa forma se podía sostener que está pasando algo “sin precedentes” con el clima.

mann-hockey-stick-1998

En 2003 McIntyre y McKitrick publicaron un estudio que desentrañaba las numerosas aberraciones estadísticas de la criatura. Antes había intervenido von Storch en el mismo sentido, aunque no con tanta profundidad. Y se armó la marimorena. Todos los alarmistas cafres defendiendo la desaparición del Período Cálido Medieval y la calidad del trabajo de Michael Mann.

Como contexto, un gráfico que no he visto nunca y puede ayudar. Juntos el “palo de hockey” de Mann, con la que creo que es la última reconstrucción de temperatura del hemisferio norte (Ljungqvist 2010).

ljungqvist-y-mann-temperatura-hemifserio-norte

Se ve en Ljungqvist el Período Cálido Medieval franco y boyante de nuevo, desde el punto de vista de los “proxies” con los que hacen esas reconstrucciones de temperatura del pasado. No he puesto el añadido de temperaturas que plantaba Mann en su gráfico (en rojo), porque otra de las trampas que hacía era ocultar que, en esa parte final de gran calentamiento, proxies y termómetros marcaban cosas muy distintas. Es lo que ellos mismos llamaron, muy contentos, un “truco para ocultar el declive”. Con un par.

Y ahora ya podemos llegar a lo nuevo. Michael Mann es un chulillo muy bravucón, que ataca e insulta con gran velocidad a todo el que osa criticar sus aberraciones estadísticas. Muchos de sus colegas lo han sufrido, y entre ellos todos los escépticos de la tesis del IPCC. Sea el escepticismo en el grado que sea. Entre esos ataques está una demanda por difamación contra el conocido periodista Mark Steyn. Por atreverse a hablar en un artículo del “fraudulento palo de hockey”.

Que es un fraude, y en varios niveles, está fuera de la cuestión. Pero que en un juicio los jueces vayan a aceptar, o siquiera querer entender, los intríngulis estadísticos y los sutiles detalles de las mentiras con gráficos, es mucho más complicado. Y mientras tanto, el juicio lleva ya cuatro años, no se ve todavía en el horizonte la fase de prueba, y el periodista tiene que gastarse una fortuna de la que carece, entre abogados y cosas. Mann, en cambio, dispone de todo el dinero del mundo. Se lo proporciona ese conglomerado de ONGs y sociedades de “lucha contra el cambio climático”. Incluye el Climate Science Legal Defense Fund, que debería de llamarse de acoso y ataque más que de defensa.

Pero Mann, el chulillo matón, no calculó bien a quién atacaba. Steyn es más chulo todavía que él, y sabe que se trata de una operación para silenciarle — ahogándole económicamente. Pues nada como matar dos pájaros de un tiro. Ha escrito un libro, que está comprando todo el mundo. Con la venta se paga la defensa. Y además ya va largando de antemano todo lo que quiere soltar durante la fase de prueba, que es artillería de la gorda. Como citas de un auténtico carro de científicos de primera fila, muchos de ellos compañeros alarmistas del pequeño cafre.

michael-mann

Citas en las que dicen precisamente eso; que Mann es un cafre y que el “palo de hockey” no hay por dónde cogerlo.

No puedo dejar de traer a la siempre sensata Judith Curry, que tiene una entrada muy recomendable sobre el libro de Steyn. Con muchos ejemplos de las citas:

He escritos muchos artículos sobre Michael Mann. Aparte de mis problemas con el “palo de hockey” (Hiding the Decline), Estoy muy preocupada con el comportamiento intimidatorio insertado en el proceso científico (colaboración, “peer-review”, comunicación). Mi preocupación va más allá de la ciencia de antagonismo, a lo que considero un comportamiento no ético.

Es una situación triste para la ciencia del clima que este libro se haya tenido que escribir. Lo ha causado la demanda de Michael Mann; sin ella, Steyn obviamente no se hubiera molestado en escribirlo. En un momento en que USA y las naciones del mundo están tratando de llegar a un acuerdo para afrontar el cambio climático (para bien o para mal), el libro de Steyn recuerda a todo el mundo el “Climategate”; por qué el público no se fía de los científicos del clima; y no está comprando su consenso.

Yo voy a esperar a comprar el libro a la edición digital. En septiembre. Lo haría sólo para colaborar a que Steyn llegue a la fase de prueba. Cuando el sistema judicial USA y las tácticas dilatorias de Mann lo permitan. Y lo que nos vamos a divertir. Pero curiosamente, los que lo han leído dicen que es muy bueno. Y que resulta interesante incluso para los que están muy informados de las monadas de Mann. Debe haber material no conocido, que sorprende y gusta.

Pista: La peña alarmista, que tanto le defendió (y atacó a sus críticos), debe estar hasta los mismísimos de Mickey Mann.

Un ejemplo de sopresa. Robert Way, el de la serie de temperatura Cowtan and Way, es participante de la web y foro de activistas “anti-negacionistas” de John Cook. El payaso del 97%. Supongo que esta cita viene de la filtración que hubo del contenido de ese foro:

El “palo de hockey” original usaba métodos inapropiados, y estos métodos fueron defendidos una y otra vez, a pesar de estar equivocados. Él (Mann) luchó como un perro para desacreditar y discutir con aquellos del otro lado diciendo que su método no tenía problemas. Y al final nunca admitió que todo el método era una equivocación. Y entonces ellos dejaron que el “palo de hockey” se usara de todas las formas posibles, a pesar de saber que las estadísticas subyacentes no eran firmes.

Si la última frase no es la definición de un fraude científico, no sé qué podrían pensar los jueces que es un fraude. Pero el juicio ya tal vez va a ser lo de menos. El resumen del libro parece algo como: ¿No quieres que le llame “fraude”? Pues vas a tener taza y media … desde tu propio bando.

Nota: No hemos conseguido enterarnos, a través del Vaticano, de la experta opinión del Papa Francis sobre este asunto.

Añadido para Marod, para visualizar lo de “ocultar el declive”:

Ocultando:

mann-hide-the-decline

Sin ocultar (como tendría que haber sido para no resultar fraudulento):

mann-no-hide-the-decline

El “palo de hockey” en el resumen del IPCC TAR:

palo-de-hockey-en-ipcc-tar-spm

Añadido para Haddock:

ljungqvist-termometros

Añadido: Mentiras en Skeptical Science, para CarlosRaimundo.

mentiras-sks