Pues sí parece que avanzamos algo. Pedro J. se sube al carro. Ya no estamos tan solos.

madrid-vo-pedro-j-1

No hacía ninguna falta tirarse varios días viendo lo que hacen. Con las dos o tres primeras noticias sobra. Porque el esquema es clarísimo, y su función evidente. Aparte de plausible (de digna de aplauso).

¿Y por qué diablos iban a sobrar las menciones a los medios? Si estás afirmando que … “se dice qué”, deberiás de proporcionar el ejemplo de lo que se dice.

madrid-vo-pedro-j-2

Pero aún así Pedro J enlaza a un artículo perfecto de Enrique Dans, que dice justo lo que venimos diciendo. Y desde un punto de vista de estudioso de la comunicación por internet. Sin ningún problema con la mención a los medios concretos que alegadamente han metido la pezuña. Clic para llegar al artículo en ca’n Dans.

madrid-vo-pedro-j-3

O clic aquí:

Acaba en un breve párrafo que no me resisto a copiar. Porque esa es exactamente la cuestión.

De verdad, lo preocupante no es la creación de Madrid VO. Lo que realmente debería preocuparnos son las reacciones de algunos medios, periodistas y asociaciones. Indican y ponen de manifiesto mucho más de lo que parece.

Y tanto. Indican un discurso vomitivamente reactivo; sin análisis. Un discurso-masa, por otra parte; donde se llevan el gato al agua los más exaltados y fanatizados. ¡Precisamente aquello de lo que se acusa a Potemos! Normalmente con razón. Pero pierdes toda la razón desde el mismo momento en que empiezas a actuar como ellos.

No nos comemos a los caníbles– solía decir Borges para explicarlo. Pero para entenderlo hay que ser Borges; no masa.

Si quisiera pensar que en Potemos son más sutiles de lo que parece, me daría por imaginar que algún cerebro frío ha pensado a propósito la jugada. Copiemos una herramienta muy obvia y normalita de la Comisión Europea. La fusilamos, calcada. Y cuando los exaltados de la derecha se lancen en la muy previsible tromba habitual -¡Venezuela, Venezuela!- seguidos por la masa, les explicamos monamente que no se trata de Venezuela, sino de Bruselas. Y ya hemos desactivado cada vez que griten .¡Venezuela! Ya nadie se creerá la crítica, aunque la siguiente -como las anteriores- sea justifificada. Y es que para cazar no hay nada como tener una presa previsible. En el paleolítico lo usaban para llevar las manadas de bisontes al barranco.

Vale, el último parrafo es pura ficción. Rizar el rizo. Pero muestra mejor el problema. Y todo lo anterior no tiene nada de ficción. Es, como dice Dans, muy muy preocupante. Joé, que Madrid VO es una buena herramienta. Casi inevitable. Y desde luego, útil para todos. Si lo llevan bien; y si no, será irrelevante. Y además es baratísima. Y cómoda. ¿Hay quién dé más?

Si te pones a berrear cuando lo hacen bien, ¿quién coño te va a escuchar cuando lo hacen mal?

La serie completa sobre la gresca de la Web de Carmena: