Imagina un humano típico y normal del planeta tierra. De hoy, o de cualquier pasado. Y a ese tío le preguntas por un idioma, y por motivos de orgullo al respecto. Pero haces tus apuestas antes de oír su respuesta. ¿Qué apostarías? Probablemente que es un motivo de orgullo porque lo habla mucha gente; porque es muy internacional; porque tiene una literatura extensa y apasionante; ideas en esa línea. Y cuando te contesta que la gente debería sentirse orgullosa de ese idioma porque sólo se habla en un sitio muy pequeño, supongo que es inevitable pensar que estás ante un tonto del culo. Y será así, pero el caso es que estás frente a la sociedad vasca.

Sólo un 7% de la gente en Vasquilandia cree que la proposición anterior es una perfecta majadería, y la mitad de ellos con la boca pequeña.

euskera-actitudes-y-opiniones

Sí, es verdad que lo que es idiota en primer lugar es la pregunta. Pero en un sitio tan pequeño nos conocemos todos, y nadie espera una pregunta no idiota del Gobierno Vasco. No hay sorpresa. No es excusa.

Por cierto, en este nuevo dispendio de los nacionatas, un “estudio” llamado Euskera, actitudes y opiniones [–>], la respuesta idiota anterior es una de las que alcanza mayor consenso. Luego ya vienen una serie de contradicciones de órdago. Pero era de esperar, con la muestra de inteligencia que hemos visto.

Por ejemplo, el 93% está de acuerdo en que la gente debería poder elegir el idioma que prefiera, siempre que respete el de los demás. Todo el mundo es muy bueno. Sin embargo, el 87% opina que es muy importante que la gente que sabe vascuence tenga la oportunidad de usarlo donde le pete. ¿Y no se dan cuenta de la contradicción entre ambos deseos?

Pongamos Bilbao. Según el Gobierno vasco (y según cualquiera con orejas funcionales), en Bilbao ocurren un 3% de conversaciones en vascuence [–>]. Pero la población que “se considera esukaldun” (o la considera el GB) es el 24% [–>]. La única forma de que usen el vascuence, donde quieran, es que lo hablaran los que no lo hacen. Que sería, exactamente, que dejaran de elegir el idioma que prefieren. Si no, no hay manera.

No podía faltar la pregunta fascistoide.

¿Saber vascuence es imprescindible para poder considerarse totalmente de aquí?

Quieto, para el carro. Para poder. No se trata de que uno sea de aquí, o de otro sitio; como quien es gordo o flaco. Se trata de que uno pueda considerarse de aquí. Que tenga permiso. Y además, totalmente, o no tan totalmente. Es la esencia del fascismo.

Pues agárrate, que llega el fascio. Hay tantos que aplauden esa idea (45%), como los que la rechazan (45%). Pero no sólo es fascio; hay un montón de borregos. (Es sabido que lo primero no funciona si lo segundo). Porque si el 45% cree que es imprescindible saber vascuence para poder considerarse de aquí, y sólo el 24% lo sabe, resulta que hay un 21% de subnormales que no se pueden considerar totalmente de aquí. Ya es malo que sientan que no les dan permiso. Pero mucho peor es que se lo crean y lo asuman.

Clic para fuentes.

euskera-actitudes-y-opiniones-2

euskera-actitudes-y-opiniones-3

La encuesta tiene una preciosa fase como de La casa de la pradera, o de ¡Qué verde era mi valle! Con preguntas del estilo de:

– ¿Qué te viene a la cabeza al oír la palabra Euskera?

-¿A la cabeza?

– Sí, hombre; amor, alegría, esas cosas.

Por ganas de vomitar no preguntan. EL grupo más grande es la suma de aquellos a los que no les viene nada a la cabeza (7%), o no sabe no contesta (20%). Al 22% les viene mi tierra, Euskalherría (no la tuya, mamón). La alegría y el amor se queda en un 10%. Tiene trabajo por delante el Gobierno Vasco. Hay que darles más dinero.

Pero pueden estar satisfechos. La ingeniería social funciona. No en el sentido de que el vascuence se hable, que no se habla una mierda [–>]. Pero sí en el sentido de idiotizar a la sociedad, y acomplejarla … ¡con una lengua marginal y básicamente ágrafa! Enhorabuena. Misión cumplida. Tiene mérito.

Y los siguientes pasos quedan muy claros, viendo las cifras. Lo de hablarlo ya se ha visto que no sube. Pero la opinión va como la espuma. Y tiene margen para insistir y mejorar. Por ejemplo, ya hay, pero sólo hay, un 13% de fenómenos que no hablando ni papa de vascuence, se sienten más “identificados” con el vascuence que con el castellano. La cifra sale de cruzar dos estudios. 24% son euskaldunes [–>]. En esa versión optimista del GB de la “euskaldunidad”. Eso quiere decir que un 76%, ni castaña. Pero sólo un 63% se sienten más “identificados” con el castellano. 76 – 63 = 13%. No está mal para los primeros 30 años; pero hay que subirlo a mucho más del 50%. Hay que conseguir que la gente se “identifique” mayoritariamente con lo que no habla, ni hablará [es la tendencia –>].

Lo peor, tal vez, es lo de la “lengua propia”. Hay que mejorarlo con urgencia.

euskera-actitudes-y-opiniones-4

El resumen del resumen de la encuesta sería: Vascuence, ¿cuál es la actitud y opinión de la sociedad vasca? R: Que lo aprendan y lo usen; pero que sean otros.

Por cierto, la noticia del engendro sale en todos los periódicos. En ninguno encontaréis el enlace al documento.

Vascuence por saco

Ah, y se me pasaba. Con el éxito de la ingeniería, van suavizando el mensaje. Lo de Euskara; actitudes y opiniones es bastante neutro. El anterior se llamaba: Actitudes y prejuicios de los castellanohablantes hacia el euskera. Como ya opinamos que es imprescindible para poder sentirse totalmente de aquí, se sienten magnánimos, y a los prejuicios han pasado a llamarles opiniones. Es lo que tiene portarse bien.

euskera-actitudes-y-opiniones-5