Sigue siendo la gran cuestión en la discusión del calentamiento global. ¿Del calentamiento que se ha visto, cuánto -si algo- se puede achacar a las actividades humanas? Luego ya vendría la siguiente pregunta de interés. ¿De las actividades humanas, cuánto representa el CO2? El problema es que de la primera pregunta no tienen ni idea. Por mucho que aseguren lo contrario. No se dedican a estudiar el cambio climático natural. No les interesa. No da dinero. Se tropiezan con él, y cuando el golpe es muy fuerte incorporan -a duras penas- la parte que no pueden barrer bajo la alfombra. Como “la pausa” (18 años, ya). Que primero negaban,  luego “explicaban” a toro pasado, y ahora intentan volver a negar. Pero llaman “negacionistas” a los demás. 😉

Judith Curry nos presenta un artículo científico recién publicado. Sobre las temperaturas USA, y la parte que se puede achacar al CO2 — o más bien a las “actividades humanas. Y entre las referencias de ese trabajo hay un estudio similar para las temperaturas del Mediterráneo.

En realidad esto podría ser una continuación de la entrada en la que …

Sencillo. Los artistas del “calentamiento global” presentaban su idea del cambio climático natural, y su idea del calentamiento por CO2. Con la conclusión de que sólo el CO2 explica el calentamiento. Problema: Si no miran el cambio climático natural es muy difícil que se hagan una idea de cómo funciona. Mucho menos van a saber cuánto es. Y no incluían los ciclos naturales en sus cuentas de “lo natural”.

Estos dos estudios intentan encararlo, todavía de una forma bastante primitiva. Pero al menos desde un enfoque regional. Que por una parte es necesario. El clima no funciona globalmente. Intervienen muchos elementos a nivel regional, que se afectan unos a otros. Y luego podrás hacer una media global de algún dato (temperatura, lluvia, viento, lo que sea). Pero eso no explica nada, porque de la media nunca verás la causa. Ni siquiera la dinámica.

Al asunto:

Resultado: Desde 1980 (lo que se llama Calentamiento Global Acojonante), el 68% del calentamiento que se ha medido en USA continental se debe a ciclos oceánicos naturales. El resto (32%) debería de ser la suma de todo lo demás. Aunque el autor le llama CO2.

Curry tiene una observación de cajón. Y ella hace predicción meteorológica con su empresa privada (cobra por acertar). Dice que los planificadores -al menos en esa zona- harían mucho mejor su trabajo si contaran más con esos ciclos naturales, que obsesionándose con el CO2. Los ciclos van a tener mucha más influencia en cualquier futuro que nos interese planificar. Esto es, en décadas.

La referencia sobre el Mediterráneo:

Tiene narices el título. Si traducimos, queda: ¿Cuánto cambio climático se puede atribuir al cambio climático? Porque “calentamiento” y “cambio climático” son lo mismo. Pero sólo le llaman “cambio climático” a lo que (creen que) se puede achacar al hombre pecador. Que es una confesión directa de la acusación que les hacen “los escépticos”:  Sólo están mirando lo antropogénico. Con lo que no pueden desentrañar ni lo natural ni lo antropogénico ¡Porque lo segundo sólo puede salir de restar lo primero al total!

Resultado: El 58% del calentamiento se debe a los mismos ciclos oceánicos naturales.

Nota: Que existan esos ciclos de períodos de décadas, que se ven muy bien, no quiere decir que no existan ciclos más largos. Estos últimos no se podrían ver en las series de temperatura que tenemos porque son demasiado cortas. O sea, sólo es una primera aproximación.