A veces se intuye … y se acierta. Incluso desde la ignorancia. Desde el desconocimiento de saber que Bergoglio había elegido llamarse Francisco en honor al primer ecolo -amante de las fieras y las florecillas silvestres- de la historia. Y preguntábamos [–>]:

Se admiten apuestas. ¿Estamos ante los albores de una nueva Iglesia Franciscana (o de Asís), guía y luz del ecolojetismo multinacional,

https://i1.wp.com/www.siberianhuskies.net/april_francis.jpg

Lo confirma la publicación de la muy esperada encíclica, que no se ha llamado Calefactio Mundi -como debiera- sino Laudatio Si.

calefactio-mundi-se-llama-laudatio-si

Arranca así:

1. «Laudato si’, mi’ Signore», cantava san Francesco d’Assisi. In questo bel cantico ci ricordava che la nostra casa comune è anche come una sorella, con la quale condividiamo l’esistenza,e come una madre bella che ci accoglie tra le sue braccia: «Laudato si’, mi’ Signore, per sora nostra matre Terra, la quale ne sustenta et governa, et produce diversi fructi con coloriti flori et herba».

La Pacha Mama; la Casa Común de la manada del odio; y el apenas disimulo con las flores coloridas, las hierbas y los frutos. La cabeza angelical e infinitamente bienintencionada, que señala al músculo el pecado que se ha de combatir. Que no es otro que el del desarrollo económico.

La violenza che c’è nel cuore umano ferito dal peccato si manifesta anche nei sintomi di malattia che avvertiamo nel suolo, nell’acqua, nell’aria e negli esseri viventi. Per questo, fra i poveri più abbandonati e maltrattati, c’è la nostra oppressa e devastata terra, che «geme e soffre le doglie del parto». Dimentichiamo che noi stessi siamo terra. Il nostro stesso corpo è costituito dagli elementi del pianeta, la sua aria è quella che ci dà il respiro e la sua acqua ci vivifica e ristora.

La falacia no es muy sutil, aunque sí es bastante jesuítica. ¿Alguna relación entre el desarrollo y los pobres y maltratados? Como no sea una relación inversa … Pero para eso está la poesía. Y en seguida llega lo de somos tierra, y sus mismos elementos. Imagina. Si cortas un trozo de bosque para plantar comida y que la gente tenga menos hambre, “la devastada tierra gime y sufre con los dolores del parto”.

Es todo tan tierno … y tan previsible. Y por supuesto, la poesía sólo funciona en un sentido. Imposible explicar a Bergoglio que si la tierra y nosotros estamos compuestos por los mismos elementos, lo mismo ocurre con aquello que combate y quiere eliminar. También está compuesto por los mismos elementos.

happer-alicia-en-climalandia-90

Pero eso sería razonar, en lugar de sugerir. Y las religiones, todas, se basan en la sugestión. Y eso incluye a la Iglesia Franciscana de Asís, a la Iglesia de la Ecología Internacional, a la Iglesia Calentóloga, y a cualquier iglesia.

Albricias. Tú no eres tú. Eres tierra y Pacha Mama. La comunión universal. O al menos planetaria. Y ya no eres libre, que es de lo que se trataba. Y, cómo no, el papa poeta habla … ¡¡¡en nombre del la ciencia!!! ¿Galileo, dice usted? Galileo no había entendido lo de estar compuesto por los mismos elementos. No sabía nada. Ahora vamos a hacer ciencia de la de verdad. Con poesía química.