El ozono (O3) en la estratosfera es una protección de los perniciosos rayos ultravioleta que produce el sol. En las décadas de 1980  y 1990 hubo una notable disminución del ozono estratosférico. Después se corrigió esta pérdida, se supone que por el protocolo de Montreal, que limitó el uso de gases CFC en la industria que producían el descenso de ozono. Pero la recuperación es muy lenta.

Pero el ozono también se ve afectado por otras sustancias ajenas el protocolo de Montreal. Entre ellas, el CO2, que lo favorece. Un estudio recién publicado en Environmental Research calcula con modelos el efecto de las emisiones humanas de CO2 sobre el ozono.

Y llega a la conclusión de que las emisiones de CO2 van a hacer que se recupere la capa de ozono. De forma mucho más lenta de lo que fue el declive, pero como para que hacia final de siglo haya un nivel similar al que había en 1960.

Parece una noticia estupenda, ¿no? Pues no. En el mundo posmoderno y calentólogo, CO2 y bueno no pueden ir juntos. Aunque sea el gas de la vida, la “comida” de las plantas, y por ende de todo lo que vive. El 93% de tu cuerpo viene del agua y el CO2 del aire. Somos agua, CO2, y otras cosas menores. Bueno, pues le han cogido manía al CO2. Los cenutrios. Por eso añaden en el estudio:

Desde 1980 el adelgazamiento de la capa de ozono causaba preocupación, pero Solaski señala que no hay motivo para creer que un engordamiento es algo necesariamente bueno. “Una cuestión interesante que destaca este estudio es cuál será el nivel óptimo de la capa de ozono”, dice. Añadiendo averiguarlo supone investigar la historia del ozono.  ” Ahora que pensamos que entendemos la sensibilidad de la capa de ozono a muchas perturbaciones potenciales, tal vez podamos ir atrás y determinar qué tipo de variaciones en el grosor en la capa de ozono se ha visto en el pasado”.

Son incorregibles. El cálculo les da que de aquí a fin de siglo iremos recuperando el nivel de ozono que había antes de perderlo. O sea, una situación ideal. Pero, ¡ojo!, no hay que pensar que sea necesariamente bueno. No tenemos ni idea de cómo varía naturalmente, pero ya estamos pensando que *debe* de haber un nivel ideal, completamente desconocido pero que podríamos perturbar con el CO2. Lo que muestra que antes de tener la menor idea de lo que están hablando, ya están soñando -y anunciando sutilmente- una nueva “gobernanza” mundial para que te portes bien.

Pero en fin, recopilemos. De momento, sobre el CO2 que emitimos …

Sabemos (está bien medido):

  • Aumenta la cantidad y calidad de vida en la tierra.
  • Produce un poquito de calor, con un gran beneficio neto.
  • Mejora la capa de ozono, y reduce el riesgo de los rayos UV.

Todo lo demás que dicen el CO2 es algo que no saben, pero quieren imaginar. Presumiblemente, porque le va muy bien a la “gobernanza” esa. El catecismo con el que van a hacer que seas bueno. 😉