Luis Bouza-Brey

Estos días se pone de manifiesto cada vez con más claridad que Pedro Sánchez constituye un peligro para el PSOE, para Cataluña y para España: iguala al PP y a Bildu en su rechazo a pactar con ambos; asume la pervertida idea del PSC sobre federalismo, que no es más que la aceptación del privilegio político, económico y étnico reivindicado por los nacionalistas a favor de su territorio y en contra de los demás, y que daría lugar a un confederalismo privilegiado, consistente en que Cataluña podría participar en el Gobierno español con rango desigualitario, mientras que el Estado y el resto de las Comunidades Autónomas quedarían vacíos de competencias sobre Cataluña; acusa a Rajoy de “atacar al catalán” por introducir en la legislación un porcentaje mínimo del 25% de castellano en la enseñanza en Cataluña, cuando la Constitución establece taxativamente que ambas lenguas son cooficiales en Cataluña; no entiende que quien ataca al castellano son los nacionalistas, por no “considerarlo una riqueza cultural para Cataluña”, usando sus propias palabras…etc., etc., etc.

En síntesis, Sánchez está haciendo más daño al PSOE, a Cataluña y a España, incluso, que Zapatero: dejar el PSOE en sus manos, o que el PSOE ganara las elecciones, locales, autonómicas o generales, bajo su dirección, sería un desastre más a añadir a su balance de resultados.
Por eso, comentando de pasada la noticia que estos días aparecía en “República”, sobre que se está preparando su sustitución por Susana Díaz, me interesa señalar que pocas alternativas más tiene el PSOE para salir del atolladero en que se encuentra: si Susana Díaz se desenreda de la corrupción andaluza y consigue formar gobierno en Andalucía, sería interesante que más adelante —ya en Julio— pudiera presentarse a las primarias y optar al liderazgo del PSOE. Por lo que se ha visto hasta ahora, no es partidaria de un nuevo Pacto del Tinell contra el PP, no es partidaria de privilegios etnicistas ni de traicionar las ideas socialistas con mandangas reaccionarias nacionalistas, parece propensa a grandes acuerdos de Estado para regenerar el país, y parece mucho más consistente que Sánchez.
Algo tiene que influir Ciudadanos sobre la regeneración del PSOE, a fin de evitarnos otro período de zapatetismo a todos los españoles.

La noticia de “República” a que he hecho referencia anteriormente se puede ver en este enlace:

Operación para investir a Susana Díaz y preparar su traslado a Madrid como líder del PSOE