La APS es la mayor organización de físicos del mundo. En la discusión del cambio climático se caracteriza por su posición cerrada y muy politizada a favor de la alarma sin control. En 2010 sufrió la vergüenza de la dimisión de uno de los físicos más prestigiosos de Estados Unidos, Hal Lewis, por la postura anticientífica de la APS respecto del cambio climático.

En los casos en los que la APS hace declaraciones públicas ofreciendo una “postura oficial”, tiene la política de renovarlas cada cinco años. Así que en 2015 toca revisión. Para ello organizaron un grupo de trabajo que, según Judith Curry, era muy equilibrado y llevó a cabo su labor sin cortapisas [–>]. También hacía la advertencia de que no tenía ni idea de lo que iba a pasar entre la redacción de las posturas de ese grupo de trabajo y la postura oficial de la APS.

Ahora se entregado a los miembros el borrador preparado por la APS, y esperan comentarios. No lo prepara la Sección del Física del Clima de la sociedad -de la que Curry es miembro del comité ejecutivo- sino el Panel de Asuntos Públicos, en el que no hay especialistas que tengan relación con el clima. Según Judith Curry, el borrador que se acaba de conocer es una “versión asombrosa” de lo que preparó el grupo de trabajo.

… is a rather astonishing take on the APS Workshop.  Their paragraph on Climate Change seems to come from the Guardian.  Their statement on Climate Action reiterates their rather crazy statement in 2007

Curry acaba con un mensaje a la APS:

 A nadie le importan vuestras preferiencias políticas en la discusión del cambio climático. Habéis demostrado que no tenéis nada intelectual que poner encima de la mesa. No es vuestro cometido hacer una declaración política sobre el cambio climático. Habéis avergonzado a los miembros de la APS.

Y apunta a su dimisión:

Bien, va a ser interesante cómo responden los miembros de la APS. Veamos lo que sucede, y decidiré si renovar mi pertenencia a la APS.  La Sección de la Física del Clima se está conviertiendo en algo que merece la pena, pero el Panel de Asuntos Públicos no quiere ninguna interferencia en su agenda política.

Yo apuesto por dimisión.

Fuente, Judith Curry: