Bueno, no tus fotos desnud@; sino las de los ciudadanos americanos. Las tuyas van a poder siempre, y al votante USA le importa un carajo. La cuestión, resaltada por el cómico político John Oliver en su programa de la HBO, es que los americanos -en general- no se han enterado de las revelaciones de John Snowden. No saben del espionaje masivo al que son sometidos por su gobierno, ni que su privacidad es una mera ilusión. Ahora.

Tremenda una secuencia de un informativo de la TV de noticias por cable MSNBC, donde cortan una entrevista con una senadora que está hablando del problema del espionaje masivo … para pasar a la feroz actualidad de no sé qué cantante de mierda, aparentemente famoso, al que acaban de pillar conduciendo con alcohol.

También ha descubierto que no les importa ese espionaje, tal como lo revela Snowden, porque ni siquiera lo entienden. Oliver plantea en su programa que es una discusión necesaria, pero también imposible. Y con la disculpa de ser cómico ha hecho una especie de experimento. Destilar el asunto, como en plan gracia, hasta convertirlo en digerible para las masas.

Aprovechando el escándalo, y lo mucho que se habló del “hackeo” de los iPhones de las famosas de Hollywood a las que robaron sus fotos íntimas, lo usa para que el ganado reaccione.

– ¿Te parecería bien compartir una fotografía íntima con tu amor, digamos porno, y que el gobierno te la robe y la guarde?

– ¡¡¡Me enfadaría muchísimo!!!

Un genio, el Oliver. Ha descubierto que lo más irrelevante de lo que puede hacer el espionaje masivo del gobierno es precisamente lo que puede motivar a la chavalería. Y a partir de ahí usa a Snowden, en una entrevista, para que explique cómo lo hace el gobierno, y por qué tiene tus fotos en pelotas.

Es un programa de media hora, todo sobre lo mismo. Muy ágil, muy divertido, y todo un arte el destilado que hace del problema, con la disculpa del humor. Con acento inglés, pero de los fáciles.

 

Fuente (y gracias), The Intercept (@the_intercept):