Una rápida, y un gráfico. Aprovechando una noticia mala, mala, de las que nos gustan. Clic para llegar a la sección verde del Progrington Post, y ponerse a llorar de pena.

los-osos-polares-se-van-a-morir-de-hambre

La clave está en los dos primeros y breves párrafos:

Los osos polares necesitan hielo para cazar focas y otras presas en el océano. Pero el cambio climático se lo está quitando.

Los osos están pasando más y más tiempo en tierra, pero no hay comida suficiente para mantenerlos, según un estudio publicado el miércoles en la revista Frontiers in Ecology and the Environment.

Y el mensaje es impepinable, así sea semi-implícito. Los osos se van a morir de hambre por culpa del “cambio climático”. En el artículo y estudio desmienten una idea bastante peregrina. Que si los osos se quedan sin hielo, ya encontrarán comida en tierra. Pero analizando las calorías de lo que pueden comer en tierra, comparadas con las que les proporcionan las focas en el hielo, encuentran lo que todo el mundo sabía de antemano. Que no son suficientes calorías. Y además, en tierra tienen que competir con los osos pardos que andan por ahí. Y no hay comida para todos.

El mensaje lacrimógeno tiene dos problemas, muy bien conocidos en la literatura científica.

1. A las poblaciones de osos polares les va muy bien en los sitios donde ya ha desaparecido el hielo de verano.

La pérdida de hielo por un “calentamiento global” (este, o los anteriores), es mucho más acusada cuanto más lejos del polo esté el hábitat de los osos. Si el hielo fuera tan clave, lo que se vería es una disminución más acusada de las poblaciones más meridionales de osos. Y eso es justamente lo que no se ve.

Señalo el círculo polar para situar la posición relativa al polo. Y se ve que en las zonas de fuera del círculo polar las poblaciones de osos no disminuyen. Una la consideran en probable aumento; y las demás, estables. Las dos únicas en “probable declive” están mucho más al norte, y tienen hielo durante mucho más tiempo.

¿Quiere eso decir que el hielo no les importa a los osos polares? No; quiere decir que se trata de segundo problema que tiene el artículo lacrimógeno.

2. No se trata de disminución del hielo, sino de cuándo ocurre esa disminución.

Se estudió ya hace 20 años, y luego se ha ido confirmando.

Stirling & Øritsland (1995) estimaron que en la mayor parte de las áreas, los osos polares acumulan probablemente 2/3 o más de sus necesidades energéticas de todo el año durante la primavera y el principio de verano, antes del deshielo. La larga sesión de aguas abiertas en buena parte del Ártico precisa la acumulación de reservas de grasa. (Stirling y Derocher 2012 –>)

El tercio restante de la comida anual la comen, sobre todo, en noviembre y diciembre. Cuando vuelve a haber hielo en todas las zonas.

Es fácil de entender el por qué. Comen sobre todo focas. Y mayormente las crías, que son más nutritivas y más torpes. Probablemente el alimento más energético que existe (son bolas de grasa ambulantes). Y las focas son “cazables” desde el parto, hasta el cambio de pelo. Que ocurre justo después del fin de amamantar. Entre marzo y principios de julio. Después de eso, la mayor parte del tiempo están en el agua, y los osos no cazan en el agua. Son muy malos buceadores.

Anécdota. Durante las expediciones árticas en busca del Paso del Noroeste, una muerte típica de los exploradores era al comer carne de oso, que cazaban. Hasta que los esquimales les explicaron el truco. El hígado de oso polar es extraordinariamente nutritivo, pero hay que comer sólo un trozo muy pequeño al día. Un filete de hígado te mata. Lo que no sabían es por qué. Y resulta que acumulan vitaminas en tal cantidad, para sobrevivir meses y meses sin alimentos, que el hígado de oso polar puede producir la muerte a un hombre … ¡por sobredosis de vitaminas!

El gráfico prometido. Cuando muestran la pérdida de hielo del Ártico siempre lo hacen con los datos del final del verano. De septiembre. Cuando los osos polares simplemente no están comiendo, ya estén en tierra o estén en el hielo. Y quería ver la disminución de hielo desde el punto de vista de los osos. El que les importa; el de primavera.

hielo-artico-primavera

No parece muy espectacular. Y la extensión del hielo tampoco es el único factor. Un hielo demasiado espeso les dificulta mantener los agujeros de respiración y acceso al agua a las focas. Así que “mucho hielo” probablemente tampoco sea el ideal.

Y la comparación de lo que se ha reducido en septiembre (que no les importa) respecto de primavera (que es vital).

hielo-artico-septiembre-primavera

Lleva como once años sin disminuir el de primavera (verde). Y sobre todo, esas cifras e imágenes espectaculares que suelen sacar sobre la “espiral de muerte” del hielo del Ártico son todas de final de verano (azul).

Enlaces.

Crockford: