Luis Bouza-Brey

Si se diagnostican correctamente los problemas que asolan al régimen constitucional español —el sistema electoral pseudorepresentativo, el modelo pervertido de Estado autonómico y el funcionamiento dependiente e ineficaz del poder jurisdiccional— la conclusión evidente es que es vitalmente necesaria una reforma constitucional para evitar su derrumbe.
Y si es inevitable una reforma constitucional que ha de ser urgente, ese objetivo ha de predeterminar las posibles alianzas de gobierno de un sistema de partidos fragmentado.
Por eso, suceda lo que suceda con los resultados de las elecciones a Cortes de finales de año, es preciso que programas y posibles alianzas políticas se orienten en la perspectiva de la reforma constitucional. El partido que desatienda esta orientación y se mueva predominantemente por el objetivo de consecución del poder en sí, estará atentando contra el interés general y malogrando una oportunidad histórica, como ya ha hecho el PP con su ceguera ante la necesidad de Regeneración y Reforma constitucional.
Hoy, Camacho roza de pasada esta cuestión, centrándose en el anàlisis de los movimientos internos en el PSOE.

VED: El “Círculo Podemos” del PSOE