Luis Bouza-Brey.

 

Joaquín Costa detectaba “oligarquía y caciquismo” como Constitución sustancial del sistema político español; Brenan dibujaba las características esenciales de este sistema oligárquico y caciquil… Pasados dos siglos seguimos igual: esa estructura bàsica ha hundido el régimen constitucional del 78, pervirtiéndolo, transformando la Constitución en nominal, y haciéndolo inviable mientras no se le introduzcan reformas esenciales.

¿Qué es si no oligarquía y caciquismo el poder político y financiero de siempre, sustentado por un PP y PSOE corrompidos en Madrid y resto de España, complementados por los caciques nacionalistas en Cataluña y Euskadi?

¿Qué es si no oligarquía y caciquismo un régimen corrupto a todos los niveles, en el que la democracia ha sido pervertida por un régimen electoral pseudorepresentativo y un Estado autonómico centrifugado a favor de los caciques locales?

 

Ved el artículo de Javier Gallego sobre el laberinto español y su estructura esencial, duradera por los siglos de los siglos… Quizá por eso, el pueblo español se cansa cada cuarenta años y deja caer la piedra de la libertad, imitando a Sísifo, condenado por los dioses a un trabajo eternamente improductivo.

 

Javier Gallego: “El laberinto español”