Nuestro participante Avinareta tiene mucha moral. Lee la prensa. ¡El Correo, nada menos! Y nos manda noticias, no sé si para ilustrarnos o para partirse de la risa. No lo explica.

Los de ánimo más templado pueden clicar para acceder a la noticia. Los que tengan problemas de risa floja, mejor no.

el-correo-y-el-hielo-del-artico

Dentro, en el texto, hay florituras realmente espectaculares.

“Esto es mayor evidencia de que el calentamiento global y sus efectos no han frenado a pesar de los reclamos inadecuados y engañosos de los ‘escépticos’ sobre el cambio climático”, dijo Bob Ward del instituto de investigación Grantham sobre cambio climático y medio ambiente, de la London School of Economics and Political Science.

Bob Ward no es más que un periodista contratado para hacer relaciones públicas de la alarma del clima, que tanto dinero le proporciona al instituto de marras. No muy lejos de lo que hace Gámez para El Correo. Y un alma cándida podría pensar que son un poco jetillas, como suele ser el caso con los relaciones públicas. Por esto.

Veamos:

  1. La pérdida de hielo entre 1980 y 2010 …
  2. … es la mayor evidencia de que el calentamiento global no ha parado, a pesar de los engañosos “escépticos del cambio climático”.

Estupendo, Luis, Bob. ¿Acaso no medimos ese “calentamiento global” directamente, para saber si ha parado o no ha parado? ¿Necesitamos el hielo si tenemos termómetros y satélites para medir a temperatura?

Pero es peor. El alama cándida recuerda que estamos en 2015. ¿Qué retorcida mente puede quedarse en 2010 cuando estamos en 2015?

El hielo del Ártico, mes a mes desde que se mide. Actualizado al 20 de marzo de 2015.

luis-a-gamez-y-el-hielo-artico

¡Vaya por Dios! Podemos usar los mismos argumentos, pero actualizados.

 

  • Si desde 2010 no hay pérdida de hielo en el Ártico …
  • … es la mayor evidencia de que el calentamiento global SÍ ha parado, como dicen los veraces “escépticos del cambio climático”.

Por otra parte, los ciclos en el clima están perfectamente documentados, tanto en la literatura científica como en la histórica. Y si Luis Alfonso Gámez o Bob Ward tuvieran alguna curiosidad intelectual, en lugar de hacer relaciones públicas, verían que la idea de un retardo entre diferentes índices climáticos (como temperatura global / hielo del Ártico) goza de muy buena salud:

Y para finalizar, un pequeño detalle. Luis Alfonso Gámez y Bob Ward hablan de “calentamiento global“. Y para medirlo usan el hielo marino parcial del hemisferio norte. ¿A alguien se le ocurre por qué puede ser? ¿Sospechará el alma cándida que tal vez existe el inconveniente dato de que el hielo marino global está en cifras positivas respecto de la media de los primeros 30 años de mediciones? ¡No puede ser!

luis-a-gamez-no-quiere-hielo-global

Repitamos el argumentario estilo relaciones públicas, pero con el hielo *global*.

  • Si el hielo marino (global) está por encima de la media 1979 – 2008 …
  • … es la mayor evidencia de que el calentamiento *global* SÍ ha parado, como dicen los veraces “escépticos del cambio climático”.

Nota: No nos adherimos al argumentario estilo relaciones públicas. Pensamos que el calentamiento se mide con temperatura, y no con hielo. Pero es interesante mostrar cómo queda el mismo argumento, usando los datos hasta el final, y usando el globo entero. En vez quedarse con la parte de los datos que les dan la razón (imaginaria), como hacen nuestros egregios periodistas — reconvertidos en activistas de causa.

Nota / añadido:

Leyendo el chiste entero, veo que mezclan “la pérdida entre 1981 y 2010”, y la diferencia entre el 25 de febrero de este año y “la media 1981 – 2010”. Son dos cosas diferentes, y las dos son irrelevantes. Cuando se refieren  a la segunda, se refieren a esta tontería:

luis-a-gamez-pierde-hielo

Tontería que queda contextualizada por el primer gráfico. Los datos son iguales, representados de forma diferente:

luis-a-gamez-y-el-hielo-artico

Nota / añadido 2. Me he quedado preocupado de que el amigo Gámez se quedara sin entender los gráficos anteriores, que son en anomalías — menos el último. Le he preparado lo mismo, en números absolutos. Millones de kilómetros cuadrados.

luis-alfonso-gamez-se-queda-sin-hielo

O si lo prefiere, en gráfico de barras, que se ve muy bien la superficie del hielo, en azul.

luis-alfonso-gamez-se-queda-sin-hielo-2