No me atrevo a hacer muchas apuestas con las cosas de la Iglesia, porque no es un tema que siga con atención. No le veo interés. Salvo el respeto que sí me producen dos mil años de historia, y lo que se puede aprender de esa capacidad de supervivencia — siempre en los aledaños del poder. Cuando no es el corazón mismo del poder.

El último papa ha salido completamente Zapatero. Y tiene morbo la cosa. Porque dentro de poco vamos a saber si Zapatero ha acabado con el PSOE. Pinta tiene. Y aunque se puede alegar que acabar con el PSOE no tiene tanto mérito como acabar con la Iglesia, es difícil negar que el mérito de Francisco es órdenes de magnitud mayor que el de Zapatero. Por ejemplo mirando los hitos de ambos. Zapatero no es el primer incompetente integral que ha accedido al gobierno de España. Ni de lejos.  Y tampoco es el último. Mientras que Francisco sí es el primer papa jesuita, y el primero de fuera del área del Imperio (romano). Pero, sobre todo, parece tan partidario del “Diálogo de Religiones” como Zapatero de la “Alianza de Civilizaciones”. Que es lo mismo.

Y es en este último aspecto donde parece que prepara el bombazo mediático del que nos avisa Sefuela.

Apuntarse a la carbonofobia es la guinda del diálogo de religiones. Porque no sólo es *la* religión de moda y dominante, sino que además es la religión laica por excelencia. Y aquí viene el morbo. La apuesta peliaguda. ¿Estamos ante la rendición de la Iglesia al pensamiento único, con buenas posibilidades de lenta desaparición;  o estamos ante la alianza y posterior dominio del unicornio laico por parte de la Iglesia?

La encíclica, que espero que se llame Calefactio mundi, es más indicativa todavía que la “explicación Bergoglio” de lo de Charlie Hebdo.

calefactio-mundi

Para el cristiano, la preservación de la actual obra de la creación de Dios es un deber, sin importar cuáles sean las causas del cambio climático“, afirmó Turkson en su discurso del jueves en la Pontificia Universidad St. Patrick en Maynooth, Irlanda. “Cuidar la creación, desarrollar y vivir una ecología integral como base para el desarrollo y la paz en el mundo es un deber cristiano fundamental“.

La esperada encíclica será difundida en junio o julio, y sólo el Papa decidirá el contenido del documento definitivo. Sin embargo, muchos observadores consideran las palabras de Turkson como un adelanto de la encíclica debido al papel central que tuvo en la elaboración del documento. [–>]

Hasta ahora la Iglesia -y especialmente los jesuitas- no destacaban por faltosos en el departamento de argumentos. Pero pretender preservar algo, sin preocuparse de las causas que lo ponen supuestamente en peligro, es un prodigio de irracionalidad que podría sugerir que la Iglesia Católica se va a convertir en otra cosa. Tal vez en una “ecología integral”, si hemos de hacer caso de Calefactio mundi.

Se admiten apuestas. ¿Estamos ante los albores de una nueva Iglesia Franciscana (o de Asís), guía y luz del ecolojetismo multinacional,

https://i1.wp.com/www.siberianhuskies.net/april_francis.jpg

o estamos ante el fin de una organización social que -al menos- tenía la virtud de ser un freno al pensamiento único?