Una rápida actualización a la entrada de ayer. Desde artículos de Lubos Motl [–>] (físico teórico) y David Rose [–>] (periodista). Con los datos de los propios alarmistas. Por ejemplo, estos que tuiteó el jefe de la NASA para el clima (Gavin Schmidt):

Es muy fácil. Como la diferencia entre 2014 y otros años calientes es menor que el margen de incertidumbre, ya lo decíamos ayer [–>], no se puede asegurar que 2014 sea “el año más caliente” según esas mediciones. Pero es que además han calculado las probabilidades de que ocurra eso que afirman. Que 2014 sea el año más caliente. Y el resultado es el contrario de lo que le han dicho a la prensa. Del cuadro de arriba sale que …

  • NASA: Probabilidad del 62% de que 2014 no sea el año más caliente.
  • NOAA: Probablididad del 52% de que 2014 no sea el año más caliente.

Así que te están diciendo que 2014 fue el año más caliente desde que se mide (1880), cuando de sus propios cálculos lo que sale es que es más probable que no lo sea. En mi libro, a eso se le llama mentir. En el tuyo, no sé.

Ah, y como siempre, no olvidemos que para los satélites la probabilidad de que 2014 sea el año más caliente es cero. 1998 la sobrepasa por mucho más del margen de incertidumbre.

Añadido (20-enero). Conveniente gráfico de Paul Homewood en WUWT:

giss-global-temperature-anomalies

Fuentes:

Lubos Motl:

David Rose:

Bob Tisdale explica lo mismo, pero desde fuentes mejores que los tuits: