Arcadi Espada tiene un gran artículo a cuenta del debate que no queremos tener sobre el terrorismo islámico:

Señala el punto clave. Algunas ideas pueden ser muy perniciosas. Por ejemplo, producen asesinatos. Y especialmente viles, como el remate de Ahmed Merabet tendido en la acera de Charlie Hebdo . Habrá que combatirlas. No prohibirlas, claro. Pero sí un combate feroz con la palabra. Donde los intelectuales tienen un gran responsabilidad.

Pero yo creo Espada que patina en el esquema con el que señala las ideas perniciosas.

Las ideas pueden ser de inspiración laica o religiosa. En el primer caso son una instrucción para construir el paraíso en la tierra y en el segundo para alcanzarlo después de la muerte.

No sólo es una simpificación, sino que es una muy mala simplificación. Hay muchas ideas laicas que construyen un paraíso imaginario después de la muerte. Por ejemplo las que posponen tal paraíso a generaciones futuras. La patria es típica. El bien de la patria … inmortal. O la raza. O la identidad – xenofobia.

¿Aceptamos que hay ideas perniciosas que tienden a producir asesinatos? Yo creo que es un hecho. En nombre de Dios o Aláh, o en defensa de a identidad, o la raza, o la patria, se ha asesinado en cantidades industriales. Pero también es obvio que no todo el que tiene una de esas ideas dentro de la cabeza se convierte por ello en un asesino. ¿Cual es la diferenecia? Hay varias. La principal es la presencia de un “ambiente social” para la recepción de esa idea, y para el aplauso del asesinato en su nombre. Y el fanatismo también es clave. Lo que pasa es que en cualquier grupo humano amplio hay un número suficiente de fanataizables. Basta con ser demasiado joven (de desarrollo, no de edad), o demasiado psicópata. Así que si hay el ambiente suficiente, la presencia de fanáticos para apretar el gatillo está garantizada.

¿Aceptamos que es sano combatir las ideas perniciosas? Y digo combatir. Discutir; señalar; vilipendiar. Hasta que dejen de ser perniciosas. O por lo menos, de producir asesinatos.

¿Aceptamos que el islam, hoy, entra en la categoría de idea perniciosa? Se puede discutir que no sea más pernicioso que en su día el cristianismo. Pero el caso es que el cristianismo ha sido, en parte combatido, y en parte cambiado para apartarlo de la acción política. Y hace mucho que ya no produce asesinatos.

Conclusión: ¿Habrá que combatir el islam -para que lo cambien- hasta que deje de producir asesinatos? Porque entonces los biempensantes inevitables sólo están distrayendo — y mareando la perdiz.

  • El islam es una religión de paz.
  • Los musulmanes no son terroristas.
  • Las ideas no matan; matan las personas.

Los cojones. Si tienes una idea más importante que la vida de una persona, y tienes un “ambiente social” suficiente que la apoye, nunca van a faltar los fanáticos que asesinen en su nombre. Perseguir a los asesinos es necesario para producir justicia. Pero sin actuar sobre el ambiente nunca vas a dejar de tener asesinos y aplaudidores de asesinos — y por ende asesinatos.

Hay que elegir. O queremos “respetar las ideas”, y entonces tener asesinatos en nombre de las ideas; o preferimos respetar a las personas, y entonces vilipendiamos las ideas que estén produciendo asesinatos. Para acabar con el ambiente, a través de la vergüenza.

Añadido (gracias a Al):

La mamá del Papa Francisco

Dice el nota:

“No se pude provocar, no se puede insultar la fe de los demás. No se le puede tomar el pelo a la fe. No se puede”

“Si el doctor Gasbarri [Alberto, responsable de la organización de los viajes pontificios, que estaba en ese momento a su lado], dice una mala palabra en contra de mi mamá, puede esperarse un puñetazo… ¡Es normal!” [–>]

En primer lugar, la madre de Francisco no es una idea ni una fe; es una persona. Y en segundo lugar tenemos leyes contra las injurias y calumnias, por lo que no parece que un líder moral (así sea sedicente) pueda proclamar la “normalidad” del puñetazo frente a la ley. Igual tenemos que empezar a darle caña a la iglesia otra vez, si se quiere contagiar de islamismo. O si la cabra quiere volver al monte.

Añadido 2, también sobre la franciscada:

guardia-y-francisco-punetazo