Sefuela nos informa:

 

Al parecer, en gobierno socialista de Chile se ha embarcado en una payasada anti-internet digna como del gobierno de subnomales de Rajoy. A los que tengan un blog, supongo que bajo un dominio *.cl, y publiquen con una frecuencia de cuatro entradas por semana, les pretenden obligar a:

– Tener domicilio en Chile.
– Informar la iniciación de actividades a la Gobernación Provincial o Regional.
– Acreditar la inscripción en el Registro de Dominio.cl NIC Chile e informar la frecuencia de actualizaciones.
– Indicar el nombre y domicilio del propietario o concesionario, o representante legal en la página en un lugar destacado.
– Hacer un depósito legal mixto en la Biblioteca Nacional.

También debe de afectar a los que usen redes como Twitter o Facebook, pero no consigo entender cómo. Ojo, que parece una gran salvajada (aparte de chorrada), pero aquí la Marianidad nos tiene bajo la ley de prensa a los blogs. O les tiene a los que los tengan alojados en España, supongo. Con lo cual, poco a poco, todas esas posiblidades de negocio se irán perdiendo en España. Y ahora en Chile, todavía con más motivo. Por no hablar de la libertad y pamemas similares.

Pasen y vean, desde bibiochile.cl:

Yo alucino, porque la primera vez que estuve en Chile fue justo cuando se cumplían diez años del gobierno de Pinocho. Y la comparación con lo de Franco era inevitable. Con muchas diferencias; a peor y a mejor. Y claramente a mejor estaba la situación de prensa, en la que veías críticas al gobierno que nunca se hubieran imaginado en la dictadura española. Sobre todo en su primera mitad. Pero en Chile veías críticas muy duras en el mismísimo Mercurio. Sin buscar cosas raras. Y en Chile la gente lee leía la prensa de papel. Más que aquí.

En fin. Lástima. Es un país que quiero. No pensaba que pudieran estar llevando el mismo camino a la mierda que nosotros.