Dicen que están preocupados porque sus previsibles votantes les han dado la espalda. Y quieren recuperarlos echándoles la culpa de no ser niños buenos.

Lo cuenta La Opinión, de La Coruña.

“Antes no estudiábamos gallego pero lo hablábamos en casa. Ahora estudiamos gallego pero lo hablamos menos en familia”. Esa es la conclusión que extrae el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, tras el estudio del Instituto Galego de Estadística que revela que el número de niños que habla este idioma cayó un 37% en la última década. El jefe del Ejecutivo gallego defendió el papel del sistema educativo y responsabilizó a la familia del descenso en la cifra de escolares gallegohablantes.

El presidente de la Xunta reconoció que hay datos “preocupantes” en el estudio sobre el uso del gallego pero defendió que en las escuelas hay “equilibrio lingüístico”. Por eso pidió una mayor implicación de los padres. “Es ahí donde las familias tienen algo que decir”, apuntó Núñez Feijóo. [–>]

Traducido. Es “muy preocupante” que hagas lo que te apetece, y hables en lo que te apetece. Y las familias tienen algo que decir al respecto. Concretamente, tienen que decir lo que yo, gran Feijóo del maldito PP, quiero que digan.

Y luego ya tercian los de los “derechos lingüísticos”. El “derecho” de que hagas lo que yo te diga.

La asociación A Mesa pola Normalización Lingüística presentará denuncias ante la Unesco y ante la ONU por la situación “preocupante” que sufre la lengua gallega y la vulneración e incumplimiento de los derechos lingüísticos de los ciudadanos de Galicia. [–>]

Traducido. Los “derechos lingüísticos” de los ciudadanos de Galicia están siendo preocupantemente incumplidos … ¡por las familias de Galicia!

Posibilidades:

– Los ciudadanos y las familias son cosas diferentes.

– Los “derechos” son un deber.

– Los lingo-maníacos (con el PP a la cabeza) tienen un tornillo flojo.

A elegir.