La Casa Blanca se niega a proporcionar información sobre cómo su asesor científico jefe llegó a la conclusión de que el invierno feroz de 2014 fue causado por el “clentamiento global”, y obliga a tomar acciones legales a un “think tank” liberal.

Antes de que la política en España fuera una cueva de ladrones a la vista de todos -esto es, antes de que la gente quisiera darse cuenta-, había quien pensaba que este era un país medio presentable. No se dan cuenta de la cantidad de detalles que hacen diferente una democracia que pretende ser seria, y una que se siente encantada como circo de los payasos. Encantada … mientras los payasos puedan robar, y los payasos sean “de los míos”. Y así, jamás verán que la solución no es cambiar de payasos, sino cambiar de detalles.

Detalles que también explican por qué el cuento del Calentamiento Global Acojonante produce una gran discusión en USA, Canadá y Australia (en el Reiuno Unido solo parcialmente), mientras que en Europa tragamos cuento hasta que nos lo resuelvan desde fuera.

En Enero de 2014 el asesor científico jefe de la Casa Blanca, James Holdren, produjo in vídeo en el que afirmaba que el calentamiento global era la causa del invierno super nevoso y frío que estaban padeciendo.

Una creciente masa de evidencia sugiere que este tipo de frío extremo que está sufriendo buena parte de Estados Unidos, mientras hablamos, es una pauta que esperamos ver con creciente frecuencia según aumenta el calentamiento global.

A un español no se le pasa por la cabeza que un particular pueda exigirle a su gobierno que presente esa “masa creciente de evidencia” que menciona como base de su afirmación. Prefiere creer que la solución es buscarse un Pablemos.  No se sabe si es porque piensa que no mentirá, -no, no-; o porque piensa que dirá la mentira que le gusta oir. En los países donde los Bárcenas suelen acabar en la cárcel antes de llegar a ser Bárcenas, se lo hacen distinto. Los detalles.

Por ejemplo, en el caso que nos ocupa, El Instituto CEI, a la vista de las críticas en la comunidad científica [–>] que había despertado la afirmación de Holdren, llamó a la casa Blanca pidiendo una rectificación. Mencionando la Information Quality Act, que prohíbe a las agencias gubernamentales largar información falsa. El gobierno se negó, alegando que Holdren había expresado una opinión personal. Una opinión no es información. Y el CEI se mosqueó, claro. ¿Cómo va a ser una “opinión” decir que existe un cuerpo creciente de evidencias? O existe, y lo puedes presentar, o no existe. Pero no se puede asegura que existe, en “modo opinión”.

Así que la CEI usó otro de los detalles que pueden hacer que la solución no sea Pablemos. En este caso, la Freedon of Information Act. FOIA, que suena muy bien — para follarse al gobierno. Le permite exigir la documentación que tenga el gobierno sobre la producción del vídeo, y las pruebas que suponen esa “creciente masa de evidencia”.

Total, que el gobierno se sigue negando. Ahora con la disculpa de que esa doccumentacion es parte de un proceso deliberativo para la implementación de leyes — que estaría exento. Y entonces, demanda que te crió [–>].

Una vez más, gracias a Haddock.

haddock-holdren

Fuente (y todo), The Blaze: