Orel

El hecho de que soy un buen padre nadie lo pone en duda en mi casa y en ello no influye el que viva solo, es algo tan de Perogrullo que no vale la pena discutirlo.

Establecida la premisa anterior, paso al asunto de que trata este tema, cómo ayudar a mi hija a buscarse las habichuelas. Ella está a solo unas pocas semanas de terminar su doctorado en Economía y dada su trayectoria, es buena en investigación en ese campo, y no porque sea muy lista, algo heredado, no de mí sino de su abuela paterna, pues bien, va a terminar su doctorado y se encontrará sin oficio ni beneficio.

Esa probable cruda realidad es lo que me ha llevado a sugerirle una nueva línea de investigación, que seguro no es novedosa, pero en la que se admiten cuantos más científicos stajanovistas mejor, la cosa del calentamiento global y más en concreto la determinación de los males malísimos que está originando en el concierto planetario.

Por ejemplo, está muy estudiada la influencia del cambio climático con calentamiento global en el tamaño de las bragas de las mujeres, pero hablo de este ejemplo como ejemplo que resulta ejemplarizante en el objetivo que le planteo a mi hija.

Se me han ocurrido unas cuantas líneas de investigación, a saber:

1.- Esta es histórica y aunque no tengo ni repajolera idea de economía, se trataría de analizar la influencia del cambio climático con calentamiento imperial y sus ciclos en las fluctuaciones de la divisa imperial romana y en las tasas de crecimiento de las distintas provincias romanas. Los datos dendrocronológicos los tiene accesibles a través del Dr. Mann.

2.- Correlacionar los resultados de los modelos climáticos computarizados con los futuros vaivenes económicos sectorizando el análisis podría predecir desde la evolución de las bolsas al mercado de futuros de Chicago y al consumo de cerveza.

3.- Correlacionar el pasado del mercado del sexo con la evolución climática desde tiempos de la Roma republicana y predecir el futuro del mercado del sexo en base a las predicciones que el IPPC ha dado el nihil obstat.

4.- Demostrar científicamente la influencia del calentamiento global sobre los vaivenes de la política mundial, incluyendo la caída del muro de Berlín, la desaparición de la Unión Soviética la desaparición y surgimiento de partidos (Podemos incluído) y con un par predecir la caída del imperio yanqui cuando la concentración de CO2 alcance el triple de la actual,  yo estoy seguro de esto.

5.- Es un hecho avalado por el 97,6% de la ciencia que el calentamiento global ha llevado a la extinción de miles de especies animales y vegetales. Mi hija podría estudiar la influencia de dicho factor climático en la desaparición de marcas de consumo habitual en tiendas, supermercados y grandes superficies y demostrar la correlación entre concentración de CO2 en la atmosfera y el creciente predominio de las marcas blancas en los lineales.

Evidentemente, y dada la riqueza de datos de los que dispone con los modelos climáticos, podría estudiar el impacto del calentamiento que predicen sobre todo eso prestando especial atención a Coca Cola y su extinción sin no detenemos el calentamiento.

6.- Estudiar la influencia pasada y futura de esta cosa climática sobre el tamaño de las bolsas de pipas, presiento que hay una relación directa
.
7.- La relación entre la cosa climática y el tamaño de la pechuga de los pollos, algo sobre lo que hasta yo podría afirmar que a finales de siglo, con la subida predicha de 4,6ºC la pechuga de pollo alcanzará un peso de 3,4 Kg de media.

8.- Esto sería seguro digno de subvención por los cuatro costados, la influencia del calentamiento global sobre el ateísmo creciente, por lo que nada mejor que para luchar contra él evitar el calentamiento.

Hay muchas más posibilidades, y espero de vosotros que me sugiráis algunas ya que seguro que se os ocurre algo, todo sea por las habichuelas de mi hija, pero sé que estaréis conmigo en que si mi hija propone una investigación de este tipo recibirá fondos a punta pala y es de lo que se trata.

Orel, alias Antonio Javier Vicente Gil

Un saludo