José Duarte se ha enganchado con el “estudio científico” del que sale el 97% de consenso sobre el calentamiento global, que tanto motiva a Obama.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2013/05/obama-97-por-ciento-consenso.png?w=474&h=247

Algunos lo miramos un poco al principio, y vimos que era una payasada por planteamiento. La categorías en que el estudio divide los trabajos que examina tienen definiciones dobles, a menudo contradictorias. Y son inconsistentes en su propia lógica. Por ejemplo, si por definición del trabajo “el consenso” depende de una cantidad (más de la mitad del calentamiento es culpa del hombre), entonces, por definición, ningún trabajo sin cuantificacion puede ser un apoyo al consenso definido así. Pero le llamaban “apoyo implícito”, con dos cojones. Que es como el 90% del apoyo que encontraban.

Luego salió Obama con su “tuit”, y toda la prensa detrás, etc. Lo que estaba previsto. Una operación de relaciones públicas. Pero científicamente, una payasada.

Nadie le hizo más caso, salvo Brandon Schollenberger. Que examinó los aspectos más de técnica estadística y pidió los datos. Se los negaron. Y en el camino, descubrió un foro super super secreto donde los clasificadores de la literatura de la que sale el 97% hablaban entre si. Pero como con las definiciones, es algo demasiado sutil y oscuro para que la gente haga caso.

Hasta que ha llegado José Duarte. Un doctorando en psicología social del que ya mencionamos otra entrada [–>] sobre lo mismo. Pero ha seguido con su investigación, mirando el tipo de estudios que entran en ese 97%, y lo que decían en el foro super secreto encontrado por Schollenberger. Lo que no había hecho nadie antes de Duarte. Los creyentes en el cuento, por no fastidiar. Los escépticos, por no perder el tiempo con payasadas. Pero se da la mala casualidad de que José es creyente, pero muy respetuoso con la ciencia al mismo tiempo. Y salta la bomba, porque además de los problemas en la forma de llevar a cabo las clasificaciones, resulta que han incluido un montón de trabajos que no tienen nada que ver con el estudio del clima (y encima han discutido por escrito sobre el asunto).

The above papers have nothing to do, epistemologically, with the scientific consensus on global warming. The consensus only pertains to climate science, to those scientists who actually study and investigate climate. To include those papers was either a ridiculous error or fraud. I didn’t expect this — I expected general bias in rating climate papers. I never imagined they’d include surveys of the public, psychology papers, and marketing studies. In retrospect, this was entirely predictable given that the researchers are a bunch of militant anti-science political activists.

…/…

The authors’ claim to have excluded these unrelated papers was false, and they should be investigated for fraud. The paper should be retracted post haste, and perhaps the university will conduct a more thorough investigation and audit.

The inclusion of so many non-climate papers is just one of the three acts of fraud in this publication. It might be a fraud record…

…/…

In a scenario where retraction wasn’t justified, they would have to rewrite the paper. In this case, the false statements, fraud, and absurd method mandate retraction, and some sort of penance.

Recomiendo la lectura, porque además José escribe muy bien, y es muy entretenido. Se vive el escándalo que le produce la payasada. Y le saca mucho partido a las alucinógenas conversaciones del foro secreto sobre la clasificación, como “apoyo”, de publicaciones que  no tienen nada que ver con el estudio del cambio climático.

También relata que ha pedido a los autores que retracten el trabajo.

Cook’s e-mailed response to my call for retraction also struck me as that of someone who just isn’t equipped to deal with these sorts of issues. Nuccitelli’s comments in the forum about the white males study is more evidence that these people aren’t equipped for this.

Y si no lo ha hecho, seguro que se pone en contacto con la universidad, los editores, y con todo el que haga falta hasta conseguir la retractación pública y el oprobio del famoso “estudio” del 97%.  Tiendo a apostar que lo consigue. No se va a parar ante nada. No hay nada más motivado que un creyente engañado. Y sigo viendo paralelismos con Judith Curry.