No levantan cabeza. Los alarmistas del clima. Primero llegó “la pausa” (del calentamiento global). Que hasta hace un par de años negaban, pero ahora reconocen. Reconocen, y explican con fruicción — a toro pasado. Ver:

Y alegaban que el calentamiento global se seguía viendo con toda claridad. Nada como mirar la “espiral de muerte” de hielo del Ártico. No estaba muy claro por qué había que mirar el hielo para saber la temperatura, cuando ya estamos midiendo la temperatura directamente. Pero el cuento del calentamiento global tiene estas cosas, y no conviene preguntar demasiado.

Vale, no preguntemos, pero miremos lo que dicen (¿decían?) que hay que mirar. El hielo del Ártico, en su mínimo de verano. Acabado agosto, es buen momento para ver. Los datos son hasta el 27, incluido.

Media de hielo marino en el Ártico del mes de agosto de cada año.

hielo-artico-agosto-hasta-2014

Desde fines de agosto ningún año baja ya demasiado hasta el mínimo de septiembre. Si imaginamos un mínimo igual al del año pasado, supondría una bajada final en septiembre mucho mayor que la media. Casi récord.

hielo-artico-minimos-anuales-grafico

Y con esa proyección, exagerada a la baja, septiembre quedaría así:

hielo-artico-hasta-septiembre-2014-proyeccion

Con lo que tiene pinta de que la “espiral de muerte” puede haber muerto. ¿La acabarán admitiendo, como han tenido que admitir “La Pausa”? ¿Acabarán diciendo que la recuperación del hielo del Ártico es culpa del “calentamiento global”? Hay cuentos con los que yo me atrevería a hacer apuestas.

Puede ser interesante ver también los años con sus 12 meses completos. Datos hasta 27 de agosto 2014.

hielo-artico-mensual-hasta-agosto-2014