El periodismo de trinchera tiene estas cosas. Que se puede pasar todos estos años contándote lo mucho que aumenta el calentamiento global, incluso se acelera, para pasar a explicarte después, y sin solución de continuidad, que el calentamiento global se detuvo hace 14 años.

Por ejemplo, hace un mes, el calentamiento global no se había detenido en el año 2.000:

el-mundo-no-detiene-el-calentamiento-global

Hace un año, el calentamiento global tampoco se había detenido en el año 2.000:

el-mundo-no-detiene-el-calentamiento-global-2

Pero hoy (ayer) nos informan que el calentamiento global se detuvo en el año 2.000. Copio. Literal.

Pero desde el año 2000, el calor acumulado en la superficie terrestre parece haber desaparecido y las temperaturas medias globales han permanecido prácticamente inmutables durante los primeros años del presente siglo.

el-mundo-detiene-calentamiento-global

Queridos amigos periodistas. Es incompatible que “las temperaturas (de superficie) de 2013 confirmen de nuevo el calentamiento global”, y que “desde el año 2.000 el calentamiento en la superficie parece haber desaparecido”. Confirmado y desaparecido son estrictamente incompatibles.

Para evitar futuras confusiones y sinsabores a vuestros lectores, recomiendo la utilidad de internet, y la capacidad que proporciona para acudir directamente a las fuentes que miden la temperatura de la criatura. Lo actualizan todos los meses, normalmente durante la primera semana de cada mes.

Y se ve así de fácil.

1) http://www.drroyspencer.com/latest-global-temperatures/

uah-julio-14

2) http://images.remss.com/msu/msu_time_series.html

rss-julio-14

En esta deberíais quitar mentalmente esa raya de “tendencia lineal”. Es uno de los trucos que tienen para engañarles. El clima no es lineal.

O más fácil. Como dan los datos, es fácil representarlos en una hoja de cálculo propia, y repetir por ejemplo lo que hace el dr. Roy Spencer en el primer gráfico. Queda así:

rss-julio-14-pm

Con este procedimiento tan sencillo os hubiérais ahorrado el bochorno de decir, casi simultáneamente, que el calentamiento de superficie continúa, pero que se ha parado.

¿De dónde viene vuestro error? Pues de que todo el mundo sabía que había un parón en el calentamiento global, pero no lo decían. Tampoco hacía mucha falta; basta mirar los datos. Al principio decían que era poco tiempo para asegurar nada. En 2007 llevaba diez años. Pero ahora, superados los 15, les da un poco de corte decir eso. Y de ahí que os hayan sorprendido con una “explicación” para la falta de calentamiento que no os habían dicho que estaba ocurriendo. Pero que, insisto, está en los datos, a un clic de distancia.

¿Es convincente la explicación que dan a toro pasado? Es de confianza que a Judith Curry se la lo parezca:

Pero conviene leerlo, porque una cosa es que la explicación pueda tener buena pinta, y coincidir con la tesis tan denostada de la “stadium wave” de Curry, y otra cosa es que hayan explicado las consecuencias con claridad. La teoría ortodoxa, alarmista, explica las observaciones así:

Las emisiones de CO2 se empezaron a disparar (acelerar) alarmantemente desde hacia 1950. Pero la temperatura no empezó a subir hasta 1975 porque el efecto del CO2 (calentamiento) lo freno el efecto de la contaminación industrial del aire (enfriamiento). Las leyes contra a contaminación disminuyeron lo que esta contrarrestaba al CO2, que empezó a dominar, y empezó el “calentamiento global”. Como vamos a seguir limpando el aire (hace falta para la salud), el calentamiento solo puede aumentar, mientras aumente el CO2.

Este trabajo nuevo dice que ese retraso del calentamiento global (hasta 1975) no fue debido a la contaminación, sino a un ciclo oceánico natural. Y que la mitad del calentamiento posterior se debío a la fase contraria del mismo ciclo natural. La conclusión inevitable es que el efecto del calentamiento del CO2 es mucho menor de lo que creen los alarmistas, de ser cierto lo que dice este estudio. Algo así como la mitad.

Y claro, no es de extrañar que, entre confirmado y desaparecido, Salvador Sostres -presunto lector del El Mundo- se mosquee. Pero mucho: