Luisa Delgado

Soy una lectora habitual de esta web y echo muchísimo de menos el tema del identitis, que es una enfermedad pero de las muy graves y crónicas. Hace ya tiempo que no se habla del cancer de la sociedad vasca.

La mal llamada “normalización” (imposición) seguirá hasta que empiece de una p. vez la batalla de las ideas con los constitucionalistas.

Los constitucionalistas tenemos que empezar a enfrentarnos a los nacionalistas y desmontar de sin complejos sus mentiras, su populismo barato, etc.

Es decir, cómo en la película “Armaggedon” no se trata de bombardear la superficie del meteorito y con nulos resultados, lo que hay que hacer es bombardear el núcleo del meteorito para qué éste haga pedazos.

Lo que quiero decir es que tenemos que atacar sin complejos los mecanismos de que el nacionalismo ha empleado para adoctrinar a la sociedad en su beneficio propio:

1- Denunciar públicamente de ese miedo y acomplejamiento sutil que hay en la sociedad vasca que se manifiesta en los TX, en los K y no C, en los “agur”, en los Garikotz(Pérez Pérez).

2- Denunciar públicamente cómo se les ha permitido a los batasunos ocupar las calles con total aquiesciencia del PNV, con txosnas a favor de los proetarras, y otras miles de connivencias en otros campos.

3- Denunciar públicamente los estómagos agradecidos del pnv gracias al pnv-TXiringuito.

4- Denuciar sin complejos esa total hipocresía respecto al euskera que tienen los nacionalistas.

5- Denunciar esa visión nacionalista de sociedad pastorial con los nacionalistas haciendo de pastores y la sociedad aborregada, mansa, acobardada y sumisa.

6- Denuniar públicamente el trato a favor de los medios de comunicación nacionalista hacia los revientanucas.

7- Desmontar las mentiras nacionalistas y toda manipulación histórica. Dejarles sin argumentos, al descubierto.

8- Dejarles en descubierto de que esa arcadia feliz llamada Euskal Herria es un cuento chino con el que los lacionalistas se lucran jugando con los sentimientos de la gente.

9- Las pésimas consecuencias que tendría para el País Vasco salirse de España.

10- Etc.

Los nacionalistas tienen miedo al debate por que es una ideología quimérica y populista que se basa en apelar a los sentimientos, que ha germinado con éxito en gente acomplejada (soy “vasco” y no español, cómo si por eso fuese superior), mentalmente débil (cobardes de salirse de la manada políticamente correcta), gente gregaria que no se cuestiona nunca nada, gente ignorante sin conocimientos de historia, etc.

Botón de muestra de que los nacionalistas tienen miedo al debate es su imposición. Necesitan intimidar, amenzar, porque a la mínima que se les cuestiona se ponen furiosos porque en realidad no están seguros de su ¿ideología?

Dra. Luisa Degado