Llego a la charla de Alamda Palmer desde el horror de Menéame, que sigo por Twitter. Si le quitas la poesía (el cuento), tiene un punto. Fuerte. Pero la poesía lo hace más fácil de seguir, claro.