Acojonante, porque creo que hay unas elecciones inminentes al Parlamento Europeo. Y creo que hay una guerra igualmente inminente en Ucrania, con algunos horrores ya puramente bélicos en curso. Por ejemplo, el ocurrido en Odessa. Y creo que la UE es una parte en esta próxima guerra, y uno de sus impulsores externos. De hecho la discusión aparente es entre los “pro-UE”, y los “pro-Rusia”. Nadie habla de una unión ni tratados de Ucrania con USA. Es con la UE; ese organismo en el que hay unas elecciones convocadas para el mismo tiempo, aproximadamente, en el que va a ocurrir la guerra por él provocada. Elecciones, por otra parte, cuya campaña publicitaria arranca de forma más o menos simultánea al horror de Odesa.

¿Sería demasiado pedir que en unas elecciones europeas se hablara de lo que está haciendo la UE en Ucrania? Va a morir un montón de gente por ello. ¿No tiene importancia? Y si las muertes no nos importan, van a ocurrir una serie de consecuencias económicas, y probablemente sociales, bastante dignas de atención. Que van a afectar a muchos europeos. A algunos para bien, y a otros para mal. ¿Quién se beneficiaría y quién saldría perjudicado, por ejemplo, de una integración a la brava de Ucrania en la UE? En población son como unas cuatro Grecias, y lo de Grecia ha tenido claramente beneficiados (los que han tenido beneficios -financieros o de ventas-) y perjudicados (los que están pagando el pato).  Si añadimos que en Grecia no hay ni de lejos el sistema de mafias de Ucrania, se puede esperar que Ucrania tenga un efecto potencial para la población de la UE bastante digno de mención. Pero, aparentemente, tampoco es un tema a tratar en unas elecciones al parlamento europeo.

Y curiosamente en estas elecciones tenemos un montón de partidos nuevos, de regeneración, renovación, y tal. No sé, yo no veo la tele, ni sigo la basura que emiten los partidos políticos. Pero tengo la impresión de que la regeneración, renovación, y tal, tampoco consiste en que las elecciones europeas sirvan para que se hable de lo que hace la Unión Europeas. Y decimos “se hable”, porque de que “se decida” es mucho mejor no empezar siquiera a pensarlo. Y sin embargo le llamamos democracia, con una justificación que se me escapa por completo.

Putin no es ningún angelito. Tampoco creo que los llamados “pro-rusia” o “anti-Kiev” de Ucrania sean monjitas de clausura. Y si la cercanía de los nacionalistas ucranianos a los nazis es un argumento muy válido, tampoco es de desdeñar la cercanía de los “pro-rusos” al Holodomor. Pero como da la impresión de que le prensa europea está vendida (está azuzando, vaya) a una de las partes en conflicto, no está de más aprovechar las noticias que nos trae Francisco desde el otro punto de vista. Por lo de la perspectiva. Y por poder pensar sobre aquello de lo que no se puede hablar en las elecciones que hay ahora.

Nota importante: El segundo enlace está lleno de imágenes demasiado terribles. Y una tesis con bastante peso, no menos terrible.

 

Francisco

La Haya no investigará nada ni juzgará nada, puesto que se trata de crímenes cometidos por gentes a quienes occidente apoya y financia. Siempre ha sido así.  Ni siquiera ha habido ningún arresto, ni lo habrá,,de las personas de quienes hay imágenes claras que participaron en el ataque (uno que disparaba hacia las ventanas, por ejemplo, del cual hay un video clarísimo). En cambio arrestaron a un montón de anti-kievs, compañeros de los ejecutados. Luego los soltaron por clamor popular, y ahora andan detrás de ellos otra vez intentando capturarlos.

Este video de 12 minutos está bien, muestra exactamente la Ucrania que Estados Unidos y Europa han elegido y adiestrado y financiado cn generosidad.

Podemos imaginar ese video en el telediario de las tres, en un segmento titulado: “La Ucrania que todos queremos y apoyamos” emitido tras un ataque de sinceridad o atolondramiento de los organizadores. Podemos también imaginar a los tertulianos comentando el efecto conmovedor de las antorchas y los cantos en la noche, la estética del claroscuro, la belleza de esa N con su barra por la mitad.

En la tierra no hay nadie que odie el nazismo tanto como los rusos, por motivos obvios. En EEUU el nazismo es sobre todo una herramienta retórica para insultos automáticos, decir que fulano o mengano es un Hitler (reductio ad Hitlerium como decía hace poco “Spengler”), y confección de películas de Hollywood done se hace creer a los inocentes que fue America quien derrotó a los nazis etc.

En cambio los rusos llevan el odio al nazismo muy hondo en la memoria de sus carnes.

Menos mal que el gobierno ruso parece actuar con serenidad. Si decidieran invadir para dar caza a esa gente,  estoy seguro de que tendrían el apoyo entusiasa de la gran mayoría del país.

Google ha marcado vz.ru como página peligrosa. Y además no permite traducirla en Google Translate.

El link de abajo es una nueva versión bilingue (ruso e inglés) del link de fotos que puse ayer y que tenía los comentarios solamente en ruso. Intenté ponerlo hace unos minutos, pero el mensaje no salió. Ahí va otra vez.

Nota 2 (pm): Curiosamente, este enlace de Francisco acaba en “spam” si se pone en un comentario de WordPress.