Sigue hablándose del V Mapa Sociolingüístico de la CAV [–>]. Los separatas lo ven a su manera.

vascuence-por-saco-en-deia

Yo no veo en los números la frase que más se repite. Lo de que “desciende su uso en casa”. O más bien la veo distorsionada.

vasquilandia-lengua-hogar-provincias-evolucion

Porque también desciente el castellano, y en medida similar. Lo que hay es un aumento de casas en las que se habla una lengua extranjera, pero no una dismunición relativa del vascuence entre los no inmigrados.

Lo que probablemente sí se da es que esparaban un aumento del uso del vascuence en los domicilios. Normal. Si es nuestra “lengua propia”; si la amamos por encima de todas las cosas, si es lo que nos proporciona la identidad auténtica, verdadera, original y mágica; y si nos la han metido por saco y por tierra mar y aire, podría esperarse que la usáramos en cantidades industriales en nuestro ámbito más propio. Y que cada vez más.

Los números les han dado un bajón. Y se entiende. Porque ahora han decidio que lo habléis en las casas, queráis o no queráis. Y tiene su intríngulis, porque les obliga a cambiar (otra vez) de estrategia o disculpa para el totalitarismo lingüístico que gastan. Hasta ahora iba de “derechos lingüísticos”. Donde “derecho” tiene una acepción un poco retorcida:

Las lenguas no son sujeto de derechos, son los hablantes, las personas a quienes se reconocen los mismos. Pero he aquí una de las paradojas objeto también de debate: toda persona necesita de otra para poder comunicarse; por lo tanto, el ejercicio de los derechos lingüísticos individuales condiciona el de los demás, y viceversa. (Erramun Osa)

En román paladino: El derecho de alguien a hablar en vascuence se convierte en el deber tuyo de aprenderlo, para que el fulano pueda darse el capricho de conversar contigo. Y esta tesis del derecho gamberro, o totalitario, resultaba muy útil para conseguir obligar a hablar el vascuence en el trabajo, y hasta cierto punto en la calle. Estabas atentando contra el “derecho” al capricho. Pero, ¿y en casa? ¿Contra el derecho de quién podrías estar atentando en tu casa? ¿Y si no se habla en las casas, o no aumenta, como van a conseguir que todos sean “euscaldun zarras”. Jodido. Deben de estar dándose cuenta de que condenan a la población a estudiar y a trabajar en una lengua que, será muy “propia”, pero también es impostada. La “normalización” eterna. Vasquilandia como tierra anormal, condenada a siglos y siglos de ingeniería lingüística. Que no es algo precisamente gratis.

Los números del vascuence se pueden estudiar con los originales [–>] que tienen en el Gobierno Vasco. Pero no es fácil. El problema de la vasco manía no es que el vascuence no se entienda. Lo malo es que a los vascomaníacos no se les entiende el castellano. Tienen unas ideas tan retorcidas, que necesitan una jerga propia para expresarlas. Este glosario que he encontrado puede ayudar [–>].

Pero he traducido / completado los datos. Por ejemplo, añadiendo porcentajes. Y sacando la cifra de los que no estamos interesados en el vascuence. Bajo la siguiente premisa. El que después de más de tres décadas de presión social formidable, asesinatos a mansalva, dinero a espuertas, demonización sin parangón, y legislación totalitaria, no hable vascuence “sin dificultad”, quiere decir que no le interesa esforzarse por la maldita lengua ni mucho mi poco. Puede que le interese que “se hable”, o que confiese esa idea. Pero si se trata de que el esfuerzo sea el de los demás (por ejemplo sus hijos), y no el propio, significa que está dispuesto a exactamente cero esfuerzo por el asunto. Y esa es una forma muy realista de medir su interés de verdad.

vascuence-lo-que-se-habla

Y eso, si nos creemos el resultado de unas encuestas en las que todo el mundo sabe lo que “hay que” contestar.

Pero ya se ve hacia dónde apuntan los tiros. Muy clara la frase del Deia:

A este ritmo en 20 años los castellano-hablantes serán minoría

Ya sabemos el significado de “minoría” para esta gente. Si “minoría” soy yo, hace falta “normalizarte”. Si “minoría” eres tú, te jodes y te prohíbo. Por eso te conviene no saber ni papa de vascuence. Para que no te encajen en la categoría de los que hablan “algo” de vascuence, y lo entienden “bien” (es un decir).  Si ocurre eso, dejarías de ser “castellanófono”, a juzgar por el glosario [–>]. Según la lógica vasco-piteca es muy fácil. Si hablas “algo” de vascuence, y lo entiendes “bien”, no eres “castellanófono”. Aunque solo hables en castellano. Y cuando los castellanófonos sean “minoría”, ya sabes lo que pasará. Verboten.