Eclectikus sugería en DEE [–>] que rescatáramos los Premios  Ruiz de Elvira [–>] para asnos del clima.

Hay gente de fe. Hay gente de fe con complejo de pastor que ha de guiar el rebaño. Y más allá, suele haber fanáticos que se dedican a buscar y cazar a los infieles. Hay gente “pa tó”, como suele decirse.

jose-luis-gallego-ecogallego

 

Y además, los hay cortitos. Claro. Porque hacen falta ideas ideas de torero bombero para llamar “ateos” a los críticos del IPCC, cuando el mejor argumento de estos es que los alarmistas del clima están haciendo una religión – en vez de ciencia.

El ateísmo climático es un concepto con el que propongo identificar al movimiento ideológico basado en la negación del fenómeno de calentamiento global que sufre el planeta.

R: Fe climática es la denominación que propongo para el curioso genio que ataca a los infieles, sin saber por qué les ataca.

la negación del fenómeno de calentamiento global que sufre el planeta

R: ¿Es la negación de que el planeta se ha calentado entre dos fechas concretas? No hay nadie que lo haga, aunque sea un calentamiento tan pequeño que no es precisamente baladí medirlo. Las mediciones más precisas (satélites) señalan como unas tres décimas de grado en 30 años.

– En paralelo (al calentamiento), otro conjunto de observatorios certifica que la causa del aumento es el incremento no natural de los denominados gases con efecto invernadero en la atmósfera. Un aumento que, expresado en partes por millón (ppm) de CO2, no ha dejado de producirse desde la revolución industrial y que está asociado en buena parte a la quema de combustibles fósiles.

Mérito impecable para el Premio Ruiz de Elvira. La misión de un observatorio es observar, y una observación no puede “certificar” una causa. Por ejemplo, la manzana que le cae a Newton en la cabeza no certifica nada. Ocurre que antes de ese momento feliz, ya habían caído miles de manzanas sobre miles de cabezas, sin producir ninguna “certificación” ni ley de la gravedad. Hace falta, además de la observación, una teoría. También se le puede llamar modelo. Y hace falta que las observaciones cumplan el modelo a rajatabla. Hasta que dejen de cumplirlo en algún detalle menor. Momento en el que las observaciones seguirán sin certificar la causa, en ese detalle menor, mientras no llegue Einstein con una nueva teoría que complemente la anterior.

Resumen para creyentes:

Observaciones ≠  certificación de causa. Observaciones + teoría + predicciones cumplidas = certificación de causa.

modelos-climaticos-2007-2013-y-realidad

R: ¿Es ateísmo climático afirmar que las observaciones jamás “certifican causas”? Pues entonces, ese ateísmo es exactamente igual de loable y digno de aplauso que todos los demás ateísmos.

– Las consecuencias de ambas certezas científicas sí que están por establecer, pero de lo que no cabe duda es que van a ser desestabilizadoras, pues están alterando las condiciones climáticas de las que ha disfrutado nuestra especie a lo largo de su historia en el planeta y a las que nos hemos logrado adaptar a lo largo de nuestra evolución.

No sabemos que el planeta esté más caliente ahora que hace mil años, pero la pinta es que no. Sí sabemos que el planeta está más frío ahora que durante el Óptimo Climático del Holoceno (hace unos siete mil años). Sí sabemos que el planeta está más frío ahora que durante el Óptimo Climático del Eemiense (hace unos 120.000 años). Mientras no sepamos predecir el comportamiento del sistema, no podemos saber lo que va a hacer el sistema.

modelos-climaticos-cmip5-y-realidad

– (El “ateo climático” ….) No quiere oír hablar de reconvertir procesos industriales o buscar alternativas de transporte que nos permitan reducir emisiones, ni de abandonar los combustibles fósiles para impulsar las energías limpias y renovables. Por eso es, a mi juicio, un movimiento ideológico involucionista que debe ser contestado con dos de nuestras principales herramientas: la ciencia y la razón.

¡Caramba! Este ateo nunca hubiera sospechado estar de acuerdo con un creyente en la estrategia a seguir. “Debe ser contestado con la ciencia y la razón”. Quedo, por tanto, esperando esa contestación con “la ciencia y la razón”. Por ejemplo, una explicación cabal (científica, racional) de que las observaciones “certifiquen causas” ellas solas.

ecogallego

ecogallego-por-email

Pero si la explicación no llega, o no es científica y racional, habrá que considerar que estamos ante una gran candidatura a los Premios Ruiz de Elvira.

Añadido: Justo me encuentro con esta sensata explicación y disculpa por parte de Lovelock, el “padre” de Gaia.

… we were all so taken in by the perfect correlation between temperature and CO2 in the ice-core analyses [from the ice-sheets of Greenland and Antarctica, studied since the 1980s]. You could draw a straight line relating temperature and CO2, and it was such a temptation for everyone to say, “Well, with CO2 rising we can say in such and such a year it will be this hot.” It was a mistake we all made. [–>]

– Tenían unas observaciones. El CO2 y la temparatura subiendo de la mano entre 1975 t 2000.

– Tenían un modelo:  La temperatura del futuro es igual a la temperatura de hoy, más el efecto de los “forzamientos”, más el efecto de una “demora”. Y creían que conocían bien todos los “forzamientos”.

– Las predicciones se cumplían a rajatabla … entre 1975 y 2000

– Para antes de 1975, que no se cumplían las predicciones, tenían una explicación. Los aerosoloes de contaminación (hollín, etc).

Se ve en este cuadro:

calentamiento-global-y-co2-desde-1950

Pero desde 2000 no se cumple la predicción. Y puedes pensar dos cosas.

1. Estábamos equivocados. Habíamos simplificado demasiado, y el tiempo en que se cumplían las predicciones era demasiado corto. Lo que hace James Lovelock,

2. No importa; buscamos nuevas explicaciones. (Las explicaciones para el desfase anterior no les valen, no hay tantos aerosoles). Es lo que hacen los creyentes.

Las dos posturas son válidas. Solo que la (2) tiene que esperar a ver si las nuevas predicciones se llegan a cumplir. Lo sensato es esperar a verlo. No es mucho. Es muy probable que con entre cinco y quince años más sea suficiente para descartar la teoría. Salvo que se trate de una teoría que nunca se puede llegar a comprobar, porque siempre tiene nuevas explicaciones para los fallos. O sea, astrología. O fe.