En la ideología calentóloga, el nicho oficial de hereje está ocupado por una brava científica llamada Judith Curry. Por eso si buscas en la internet por [climate heretic], los primeros resultados hacen todos referencia a Judy.

curry-climate-heretic

En una conferencia reciente. El público al Dr. Trenberth:

– ¿Dr. Trenberth, considera que la Dra. Curry es una “negacionista”?

Kevin Trenberth:

– Hmmm, ahhh, ¿tú te consideras una negacionista, Judy?

Judith Curry:

– Soy una científica. Me considero dentro del así llamado 97%, sea eso lo que sea.

– Estoy en desacuerdo con el 85% de lo que has expuesto en tu presentación, Kevin. Lo considero básicamente propaganda. Hay pocos hechos; observaciones ambiguas e incompletas; teorías e hipótesis; y modelos que no funcionan muy bien.

Kevin Trenberth:

– Eso es una chorrada.

Lo cuenta J.C. en:

El versión nacional, tenemos un ejemplo muy reciente de cómo se puede hacer pasar la propaganda (engaño) por ciencia. A base de presentar una serie de datos francamente incompletos e interesadamente seleccionados, y de elevar una hipótesis científica, en absoluto contrastada con la realidad, a verdad incuestionable – como si de una revelación divina se tratara.

Es una muestra bastante completa de cómo se puede engañar sin decir una sola mentira. Un ejemplo es cómo el catedrático calentólogo “demuestra” que la confianza en la hipótesis del IPCC ha ido aumentando estos años. Y así, desde 2007 hasta 2013 ha aumentado del 90% de confianza, al 95%. O, en su jerga, de “muy probable”, a “extremadamente probable”.

La viñeta de su última conferencia (4 abril, 2014):

martin-vide-confianza-aumenta

Dos problemas. Gordos.

1. Está comparando peras con manzanas.

La “mayor parte” del calentamiento, con la “causa dominante”. Pero la mayor parte quiere decir más del 50%, mientras que la “causa dominante” solo quiere decir la causa mayor entre no se sabe cuántas. Puedes tiener cuatro cuasas, distribuidas así:

  1. A: 35%
  2. B: 30%
  3. C: 25%
  4. D: 10%

Y entonces A sería la “causa dominante”, sin ser “la mayor parte”.

También está comparando el incremento en los “gases de efecto invernadero”, con la “influencia humana”. Pero la “influencia humana” va mucho más allá de “los gases de efecto invernadero”. Por ejemplo, los aerosoles no son gases de efecto invernadero. Ni siquiera son gases. Lo mismo pasa con los cambios en el uso del suelo.

En resumen, el 95% no se refiere a lo mismo que el 90%. Así que de lo que dice esa diapositiva, no sebemos si ha aumentado la confianza, o qué sería aquello en lo que ha aumentado la confianza.

2. Entre 2001 y 2007, y 2013 lo que ha ocurrido es una disminución de la tasa de calentamiento. Lo que ha llevado a una mayor discrepancia entre los modelos (la hipótesis) y la realidad. Pero un aumento de la discrepancia produce un aumento de la confianza en el mundo de la propaganda.

la-confianza-del-ipcc-para-martin-vide

Si esto no es propaganda, no se me ocurre un ejemplo mejor.

El Dr. Roy Spencer, que mide la temperatura global con satélites para el equipo UAH, lo ve de otra manera. Explica que ha comprendido que debe de tratarse de un error comprensible y no mal intencionado (no propaganda):

As seen in the following above graphic, over the period of the satellite record (1979-2012), both the surface and satellite observations produce linear temperature trends which are below 87 of the 90 climate models used in the comparison.

So, about 95% (actually, 96.7%) of the climate models warm faster than the observations. While they said they were 95% certain that most of the warming since the 1950s was due to human greenhouse gas emissions, what they meant to say was that they are 95% sure their climate models are warming too much.

Honest mistake. Don’t you think? Maybe?

En:

Añadido para Resigon:

rss-abril-2014