Txirlo

Estoy asistiendo desde hace unos meses al triste espectáculo de otra empresa que cierra, en este caso el supermercado del barrio al que me gusta ir. Es mas personal que un gran supermercado, lo tengo mas cerca y cuando se me ha olvidado coger la cartera no hay apuro,  me conocen no tengo caras raras. Me lo apunta como se hacía antes y listo.

Es una empresa familiar, que durante 50 años ha mantenido la plantilla y jamás ha habido una huelga. Veintitantos empleados entre las tres tiendas que tienen. Todo un emblema en el pueblo.

Antes de empezar la crisis ya andaban un poco desfasados a cuenta de los nuevos eroskis y demás. Encima su proveedor cerró  y se quedó sin un suministro competitivo, por lo que la situación empeoró inexorablemente, sin ayudar nada la crisis galopante.

El caso es que buscando desesperadamente un suministrador lo encontraron, pero para…

Ver la entrada original 639 palabras más