La gente parece tenerlo muy claro con lo de Crimea. Quién tiene “la razón”, y quién no. Los buenos y los malos y tal. Y también suelen tener claro que los que no compartimos su seguridad somos, o asnos, o interesados.

Advertencia sobre interés personal: Mis vicisitudes e intereses políticos particulares están por darle la razón a Ucrania, y quitársela a Rusia. Y de un modo muy fuerte. Me quieren quitar mi nación (España), y encalomarme otra que no me interesa (Vasquilandia). Y no están muy lejos de conseguirlo. No me mueve una pulsión nacionalista española. Mi opinión sobre España … es mejor no hacerla muy explícita. Por no ofender. Simplemente ocurre que mi opinión y apuesta sobre Vasquilandia es como mil veces peor.

Por ejemplo, el periodista Antonio Naranjo. Al que siempre sigo con interés y afición.

antonio-naranjo-y-los-asnosEl documento enlazado es este:

Del año 2.000, es un buen aperitivo para tener una visión con persectiva del problema. Además, no está escrito desde un punto de ni vista pro-ruso ni pro-ucraniano, sino más bien ocupándose de los tártaros. Pero para hacerlo, cuenta con el suficiente detalle la historia del problema. La historia del problema constitucional de Crimea.

Las noticias dicen que en 10 días habrá un referéndum en Crimea, para decidir si se unen a Rusia o restauran la constitución de 1992. Poca gente se habrá preguntado qué constitución es esa, dando por supuesto que ganará la unión a Rusia.

Wikipedia da un resumen un poco lioso, pero que puede servir:

A destacar:

En un referéndum en enero de 1991, Crimea recuperó su estatus como República Socialista Soviética Autónoma. Antes de la independencia de Ucrania de la URSS (agosto de 1991).

En enero de 1992 el parlamento de Crimea estableció la República de Crimea. El gobierno de Ucrania le ofreció mayor autonomía.

En mayo del 92 el parlamento de Crimea declaró la independencia, y aprobo una constitución. Pocos días después añadieron una frase al texto, afirmando que Crimea era parte de Ucrania.  Quedó a la espera de  su aprobación en un referéndum en agosto. Semanas después (fin de mayo), el parlamento de Ucrania anuló  la independencia y la constitución.

En 1994, el parlamento de Crimea volvió a aprobar la constitución de 1992. Y el candidato separatista ganó las elecciones con el 72% de los votos. Kiev anuló la constitución, las elecciones, y al nuevo y flamante presidente de Crimea. Y la península díscola fue gobernada desde Ucrania. Nueva constitución (1998), que supedita las decisones de Crimea a las leyes de Ucrania, y que carece de capacidad legislativa.

Crimea, en su historia, cultura, etnias, y anhelos, nunca ha sido Ucrania. Hasta una arbitrariedad u ocurrencia de Khrushchev en 1954. Crimea es, se mire como se mire, tan rusa como la batalla de Balaklava. La guinda de la tarta rusa. Guerra y Paz “invade” Crimea constantemente. Nada se puede entender (o recordar) de Crimea sin Rusia.

ayestaran-crimea¿Que se puede defender “legalmente” su pertenencia a Ucrania? Seguro. Lo mismo que se puede poner en duda; y que se puede defender lo contrario por numerosísimas razones. Sencillamente, hay problemas que no tienen una única solución, y de las varias posibles, ninguna es buena. Los técnicos les llaman wicked problems [–>].

Lo que resulta un poco extraño es que una persona inteligente considere que quien no acepta su solución favorita a un wicked problem, solo puede ser por ignorancia, frivolidad, sectarismo, o una mezcla de todo. Espero que me lo expliquen. Sin ningún mal rollo. Solo por curiosidad. Y por aprender.

antonio-naranjo-campo