Veo un “tuit”:

juan-carlos-moreno-cabrera-cabalgaY no puedo evitar pensar que solo puede ser el amigo Moreno Cabrera.

¡Bingo!

juan-carlos-moreno-cabrera-catalan-a-tutiplenClic para original. Pero no puedo evitar extraer.

Juan Carlos Moreno Cabrera, catedrático de Lingüística general de la Universidad Autónoma de Madrid, cree que “el catalán es más útil que el inglés para encontrar trabajo”, y ha llegado a afirmar que los españoles podríamos entendernos perfectamente hablando la lengua catalana: “En teoría, no de facto, es posible entendernos en toda España en catalán”, considera Moreno Cabrera.

Fijo. En teoría podemos entendernos todos malamente en catalán. Y en gallego. Y en asturianu. Y en portugués. Siempre que sea una teoría que no cuente con la realidad. Por ejemplo, las pocas ganas que tiene la chiquillería, por natural, de complicarse la vida.

En una entrevista en La 2 de TVE, el catedrático ha asegurado que castellano y catalán son “lenguas próximas que han estado conviviendo durante mucho tiempo y se han influido mutuamente de una manera bastante intensa”, lo que le lleva a concluir que “es tan posible para un castellanohablante entender catalán como para un catalanohablante entender castellano”.

Sigue olvidando el gallego, el asturianu, el portugués, y lo que yo mismo olvide. Fablas varias.

El catedrático Juan Carlos Moreno ha lamentado que el sistema educativo siempre haya dado la espalda al multilingüismo de España, impidiendo entender otras lenguas: “No nos han enseñado cómo son, a oírlas, a sentirlas, a escucharlas en ámbitos nacionales. Esto ha hecho que seamos sordos a estas lenguas hermanas, cuando no deberíamos serlo porque podemos entender estas lenguas”.

Lo mismo que les pasa a los británicos, a los italianos, a los franceses, a los alemanes. Y a los ucranianos, según acabamos de saber. O sea, más o menos a todo Dios. Pero “no debería” de ser así. Porque al Moreno no le gusta. De preguntar lo que nos gusta a los demás, ni hablemos. Y preguntarse por qué hacemos lo que hacemos -cuando Moreno nos deja en paz- está fuera del alcance de un catedrático de lingüística.

Asimismo, Moreno Cabrera está convencido de que “el tiempo invertido para entender inglés es muchísimo mayor que el tiempo necesario para entender catalán. Una persona con unas mínimas capacidades puede entender catalán en pocos meses”, ha asegurado el catedrático de Lingüística de la Universidad Autónoma de Madrid.

Clase de primero de los Forestales Juveniles para Juan Carlos.

Rendimiento = ventaja – esfuerzo

  1. Catalán. Rendimiento = 0 (personas más)  – 1 (esfuerzo pequeño) = -1
  2. Inglés. Rendimiento = 500 millones – 100 (esfuerzo grande) = +500.000.000

¿Lo ponemos en escrito? ¿Por ejemplo, internet?

  • Catalán. Rendimiento = 0,1% (páginas web) – 1 (esfuerzo pequeño) = -0,9
  • Inglés. Rendimiento = 55% (páginas web) – 10 (esfuerzo grande) = +45

Vale, de acuerdo. Las unidades no son homogéneas. Pero de cualquier forma que crees el índice de rendimiento, el resultado será en la misma línea. O si eso, lo ponemos en dibujito, para lingüistas:

lenguas-internetPero tal vez podemos aplicar el esquema Moreno de otra forma.

Apredender a pensar es más útil que no hacerlo

Donde se ve que hasta a los tontos se les puede sacar partido.

Nota para las florecillas del campo. Aunque he puesto “maldito vernáculo” en el título, no tengo nada contra ninguno de ellos. Solo lo tengo contra el coñazo que dan los Morenos.

Saco más de la entrevista en le tele [–>]

Esto de la lengua común está muy bien, pero hay que tener en cuenta que se ha hecho a costa de la minorización de otras lenguas de América y España.

¡Pues claro, idiota! Por ejemplo, en Nueva Guinea Papúa no se ha hecho, y tienen más de 600 lenguas para siete millones de habitantes. Ninguno de ellos aprende las otras lenguas papúas; aprenden el Tok Pisin. Bueno, algunos aprenden el Hiri Motu, que es otro pidgin. Pero los más listoos, aprenden inglés, que es oficial junto a los otros dos.

Pregunta:

– Ser multilingüe, por ejemplo, en guaraní, en aimara, en quechua y en español, de qué sirve?

Respuesta (es literal):

– Sirve para entender otras culturas, otras formas de ver el mundo, otras formas de relacionarse con la realidad, que son tan válidas, tan ricas, y que tienen tanto que aposrtar copmo la nuestra. La idea de que mi cultura es superior a las demás, y que por tanto no merece la pena aprender guaraní, porque la cultura guaraní va a ser al fin y al cabo inferior, que es una idea que predominó durante mucho tiempo, se puede solucionar fácilmente estudiando estas culturas, y dándose cuenta de que tienen mucho que aportar al mubdo global actual. Y nos damos cuenta de ello si las estudiamos y las conocemos. Normalmente, lo que desconocemos no lo valoramos. Para mi es tan importante saber guaraní en Paraguay, como saber inglés en Estados Unidos o en otro sitio.

Me puede. La subnormalidad de este tío me puede. No diré nada de las veinte cosas que tendría que decir de este párrafo. Salvo señalar la idea de que si no puedes valorar lo que no conoces, y por eso tienes que conocerlo primero, sencillamente te acabas de crear el pequeño problema de la necesidad de aprender el infinito. Y esa mezcla ridícula entre lengua y cultura. Podemos entender de sobra la forma de ver el mundo de la Grecia clásica, sin saber griego. Se llama traducción, y puede no ser ideal, pero sí ser suficiente. Depende del cuelgue. Que los elementos de una cultura se adopten y se usen por otras, o no, no depende del conocimiento de una lengua. Depende de la utilidad que otras culturas le vean, por ejemplo a los spaghetti, o a la chalaparta.  Hay millones y millones que comen spaghetti sin saber italiano; la chalaparta no la usa ni los que saben vascuence. Las lenguas no son superiores unas a otras. La utilidad de los elementos de una cultura sí son superiores a la utilidad de los elementos de otra, visto desde fuera. Y por descontado, también la utilidad de las lenguas difiere. La utilidad de entenderse; no la utilidad de una imaginaria “visión del mundo” que no le interesa a nadie. Pero al parecer, los lingüístas catedráticos no son capaces de entender algo que entiende perfectamente todo el resto de la galaxia. Incluso los niños.

Y paro, que me va a dar algo.

Más prodigios de Moreno: