La American Physical Society (APS), que engloba a 50.000 físicos en USA, está también afectada por esa enfermadad moderna de la “declaracionitis” – tan relacionada con el cuento del Calentamiento Global Acojonate. Pero no sin polémica y protestas de algunos de sus más egregios miembros.

De la carta de dimisión de Hal Lewis (8 octubre 2010) [–>]:

la horriblemente tendenciosa declaración de la APS sobre el Cambio Climático fue escrita aparentemente con prisas, y ciertamente no es representativa del talento de lso miembros de la APS según los he conocido durante tanto tiempo. Así que unos cuántos de nosotros pedimos al Consejo que lo reconsiderara. Una de las llamativas vulgaridades en la declaración fue la envenenada expresión de “incontrovertible”, que describe muy pocas cosas en física, y ciertamente esta no.

…/…

Admitieron que el tono era un poco fuerte, pero sorprendentemente mantuvieron la expresión envenenada incontrovertible para describir la evidencia, una posición no respaldada por nadie.

De la carta de dimisión del Premio Nobel Ivar Giaever (13 septiembre 2011):

No he renovardo mi membresía, porque no puedo puedo vivir con esta declaración:

…/…

La evidencia es incontrovertible: El Calentamiento Global está ocurriendo.
Si no se toman acciones de mitigación, los sistemas ecológicos y físicos de la tierra, y sus sistemas sociales y de seguridad y salud humana, sufrirán probablemente disrrupciones significativas. Debemos reducir las emisiones de gases invernadero empezando ahora.

En la APS está bien discutir si la masa del protón cambia con el tiempo, y cómo se comportan los multiversos, ¿pero la evidencia del Calentamiento global es incontrovertible?  La afirmación (¿y cómo puedes medir la temperatura media de la tierra durante un año entero?) es que la temperatura ha cambiado de ~288.0 a ~288.8 grados Kelvin en unos 150 años, que (si es cierto) significa que la temperatura ha sido asombrosamente estable, y tanto la salud como la felicidad humana han mejorado en este período de “calentamiento”.

Giaever en realidad piensa directamente que la “ciencia del calentamiento global” es pseudociencia, y lo explica cabalmente en esta serie de charlas de premios Nobel [vídeo –>]

Este año le toca reviar a la APS su declaracion sobre el “cambio climático”. Las revisa cada cinco años. Y, mirando la lista de declaraciones [–>], la única otra remotamente comparable a la del “cambio climático” es una sobre el “creacionismo”. Donde simplemente propone que no se puede comparar la cientificidad (experimentos, falsabilidad) de la visión actual de la evolución, con el creacionismo, y por tanto no está de acuerdo en que en la educación se den tiempos iguales a ambas ideas, en clases de ciencias. Pero ni siquiera dice nada de “incontrovertible”. [–>]

Las demás no son sobre ninguna polémica científica, o relacionada con la ciencia, sino sobre otros asuntos que preocupan a los físicos. La ciencia en la educación, el control del complejo nuclear, la implicación civil de los físicos, sus oportunidades laborales; vaya, cosas normales. Y siguiendo la vieja norma de la Royal Society, de nunca dar su opinión como cuerpo, en ninguna cuestión científica [–>]. Nullius in verba. Ciencia. Menos con el Calentamiento Global Acojonante.

Pero parece que de algo ha servido la polémica de años pasados. Tal vez haya influido también “la pausa” en el calentamiento global, y las discusiones que genera. El caso es que esta vez han planteado la declaración de una forma opuesta. En vez de un café entre entre cuatro, y decir la primera mamonada que se les pasa por la cabeza, se lo han tomado en serio. Incluso han abierto una web para contarlo [–>].

Judith Curry ha participado, invitada, en el proceso:

Al parecer, han tenido un taller en el que gente competente -seis científicos del clima- ha planteado muchas de las incertidumbres e incongruencias sobre la tesis IPCC. Al menos alguno de ellos; y Curry seguro. Es la primera parte de un proceso deliberativo que describen en la web mencionada [–>].

Pero las cuestiones destacadas dan una muy buena cuenta de lo poco “incontrovertible” del mensaje IPCC. Y de que no se trata de cuestiones en el margen del problema, sino completamente nucelares.

Pongo sólo un ejemplo, y hago un gráfico. La tesis de la “climatología radiativa” (el nombre es mío) es que un “forzamiento climático” (cambio del calor que entra o sale del sistema) produce un cambio en la temperatura media del planeta. Y que ese cambio será mayor o menor dependiendo de un factor que se llama “sensibilidad climática”. Averiguada esta, podríamos saber cuánto calentamiento produce una cantidad extra de CO2 en el aire. Que por sí mismo no es calor que entra en el sistema, sino que causa una disminución del calor que sale.

Así que para saber qué calentamiento se puede esperar del CO2 que emitimos, bastaría con saber la sensibilidad. Y sin saber la sensibilidad, no se puede saber. Las unidades de sensibilidad (algo arbitrario) las definen como el cambio de temperatura por doblar el CO2 en la atmósfera. 1ºC, 2ºC, etc.

Y no saben esa “sensibildad”, pero dicen que sí saben un rango de la misma. Un mínimo y un máximo. El historial de este saber del IPCC, desde su prolegómeno en 1979 (Informe Charney), es este.

Informe Año Sens Min Sens Max Rango
Charney 1979 1,5 4,5 3
IPCC 1990 1990 1,5 4,5 3
IPCC 1996 1996 1,5 4,5 3
IPCC 2001 2001 1,5 4,5 3
IPCC 2007 2007 2 4,5 2,5
IPCC 2013 2013 1,5 4,5 3

En dibujito, así:

ipcc-historia-sensibilidad-climaDan exactamente el mismo resultado que en 1979, y sin el menor avance en disminuir el rango de incertidumbre. El primero en señalarlo fue Nir Shaviv:

Una razón de que no avance el conocimiento podría ser la incompetencia de la gente en la especialidad. Esto es, que los billones de dólares invertidos en la investigación no podían servir para contestar la cuestión más importante en el clima, la que nos permitiría predecir el cambio climñatico del siglo XXI. Pero yo dudo de que esa sea la razón real. Entre los miles que se dedican al clima, seguro que al menos hay algunos que son competentes, si no más.

Yo creo que la razón real es que si tienes una teoría correcta, según vas teniendo más datos, vas disminuyendo el margen de incertidumbre. Seguro, de vez en cuando hay que hacer unos toques aquí y allí, pero disminuye el margen. Pero si las premisas básicas de la teoría están equivocadas, ocurre lo contrario. En otras palabras, los resultados de arriba reflejan el hecho de que el IPCC y compañía son cautivos de una concepción equivocada.

Como sea, en el taller de la APS han planteado esta cuestión así:

El cuadro de arriba muestra las sucesivas estimaciones del IPCC de la sensibilidad climática. Una incertidumbre de un factor de tres en la respuesta de temperatura de la tierra a un incremento del CO2 atmosférico ha persistido durante las úlltimas tres décadas de investigación, a pesar del significativo esfuerzo intelectual que se ha dedicado a la ciencia del clima.

Preguntas:

– ¿Qué es lo que produce esas incertidumbres tan grandes en este parámetro fundamental del sistema climático?

– ¿Cómo puede ser consistente esta persistente incertidumbre, con la mayor confianza que expresa el IPCC en la detección / atribución / predicción de las influencias antropogénicas?

Traduzco la última. ¿Cómo se puede avanzar en general, sin avanzar un milímetro en el elemento clave?

Tienen muchas más, sobre muy variados aspectos del debate. Recomiendo, pero lleva un rato:

¿Que pasará al final en la APS? ¿Seguirá con “una evidencia incontrovertida”? Apuesto a que no se moverá mucho. Pero iremos contando la emocionante gimnasia. Es lo malo de la transparencia; que se ven las interioridades. O lo bueno; depende 😉

ah-la-transparencia