Quería resumir un estudio de Nic Lewis en Climate Audit, probablemente clave. Pero Ross McKitrick, que a su vez ha estudiado mucho la correspondencia entre los modelos climáticos del IPCC y los datos reales, ha hecho muy rápido su propio resumen, que no puedo dejar de usar (copiar).

Uno de los puntos clave que Nic hace, es que, usando solo los datos del último informe del IPCC, y aplicando su propia fórmula para la respuesta del clima, es inevitable una estimación de unos 1,3ºC [de calentamiento hacia fin de siglo -pm].  Sin embargo, la mayor parte de los modelos que emplean tienen respuestas de 1,6ºC y unos cuántos incluso por encima de 2ºC, lo que implica una sensibilidad muy exagerada a las emisiones de CO2. Y encima, el IPCC dice cosas como … “Hay una muy alta confianza en que los modelos reproducen las características generales del clima del incremento de la temperatura global media de superficie en el período histórico, incluyendo el calentamiento mayor en la segunda mitad del siglo XX, y los enfriamientos que siguen a las erupciones volcánicas fuertes“. (Cap 9 p. 3). Todo el resumen del capítulo 9 da la impresión de que las observaciones y los modelos se alinean perfectamente. Algo tiene que ceder aquí [es el título de una película -pm].

Y un cachondo le contesta:

Sospecho que tienen la esperanza de que en los próximos años haya una subida fuerte en las temperaturas de superficie, y les salve. Es el sistema de lucha del terco: niégate a rendirte, y reza para que ocurra un milagro.

Interesa mostrarlo con el gráfico más claro del estudio de Lewis.

nic-lewis-observaciones-modelos.ipcc

La “Transient Climate Response” (TCR) es la respuesta de la temperatura a un incrementeo del CO2, en 70 años durante los que se dobla la concentración de CO2 en el aire. Es la medida que ha usado principalmente el IPCC en el último informe (2013), para plantear su predicción de calentamiento hacia final de siglo.

En el gráfico vemos los resultados de los modelos que usa el IPCC (azul), y la conclusion a la que llevan las obsevaciones. Pero la conclusión con los datos, forzamientos y fórmulas del IPCC, y trabajos de los autores principales del IPCC. La mediana de los modelos es 1,8, a comparar con el 1,3 de las observaciones. ¿Cómo pueden decir, a la vista de esa diferencia de resultados, que? …

“the ranges of TCR estimated from the observed warming and from AOGCMs agree well, increasing our confidence in the assessment of uncertainties in projections over the 21st century.”

Lewis explica su sorpresa, porque el último gran estudio sobre el caso (del que él es coautor), y que daba ese resultado de 1,3ºC a partir de las observaciones (y de los forzamientos y fórmulas del IPCC), tenía entre sus 17 coautores a 14 autores principales del infrome del IPCC de 2.013.

Y su sorpresa, porque no solo dicen que los modelos reflejan bien la realidad del clima – frente a la obvia evidencia que conocen mejor que nadie-, sino que a la hora de hacer predicciones usan la TCR de la media de los modelos, en vez de la de las observaciones.

Ahora va a resultar que los “negacionistas” de los datos del IPCC son … ¡los propios autores del IPCC!

Para muchos más detalles y explicaciones, el original de Nic Lewis en inglés:

Nota: Normalmente hemos venido hablando de la “Equilibrium Climate Sensitivity” (ECS). Que es lo que usa el IPCC para marcar ese calentamiento de “peligro” de superar 2ºC. Tiene una definición diferente. Lo que se calentaría la tierra al doblar el CO2, una vez el sistema climático ha alcanzado el equilibrio. La idea es que hay efectos que tardan más en realizarse (por ejemplo por el calor que se va al mar). La comparación entre ambas depende de varias factores (como la velocidad de calentamiento del mar), pero se puede -en plan brochazo muy grueso- sumarle un 50% a la TCR para dar con la ECS. Y así, esa TCR de 1,3ºC derivada de las observaciones daría una ECS de 2ºC, mientras que la TCR de 1,8ºC de los modelos sería una ECS de 2,7ºC. Más o menos.