upyd-quiere-votantesLa frase es de Gorriarán, la cabeza que sale a la izquierda de Lorito Díez. Tan cabeza, como que es el cerebro de UPyD. Pero al mismo tiempo, su cloaca. Es, digamos, el órgano completo que hace todas las funciones necesarias, desde el parto hasta la tumba. Lo demás son plores.

Le gustaba repetir la frase a la criatura. Es ingeniosa ella. Todo el mundo la oyó alguna vez. Y es que era un clamor, después de las primeras elecciones a las que se presentó UPyD, la falta de crecimiento de afiliaciones. No era de recibo que un partido con representación parlamentaria ya, e ínfulas de transformar la política española, nada menos que una “nueva forma de hacer política”, tuviera -por ejemplo- 74 afiliados en Vizcaya. Muchísmos menos en Álava o Guipúzcoa. Y esas no eran de las provincias con poca membresía.

Queremos dar voz a la gente …

… repetía Lorito en todos los mítines. Y uno se preguntaba, -¿pero coño qué voz, si no tienes a nadie-? ¿Acaso pensaban saber lo que quiere la gente, sin escucharles? Pues exactamente ese es el caso. Tanto, que al poco cerraron a cal y canto sus blogs, donde sí tenían un montón de tropa y de estado de opinión.

Se puede entender un partido de masas. Una mega estructura basada en demagogia barata, que compite con mafias similares por el reparto del poder. Como el partido azul y el partido verde en Bizancio, donde Teodora, de cama en cama del partido azul, puede llegar a emperatriz. O como el PSOE y el PP, sin ir más lejos. Se puede entender un partido de cuadros, en el que se junta personal de entre los más preparados. En ambos casos, y por procedimientos diferentes, hay posibilidades de que se amalgame la opinión de muchos, e influya en la política. Hay posibilidades de contraste de opiniones, y que triunfe la mejor – con suerte. Lo que es imposible es sacar “la voz de la gente” de la suma de una politiquilla profesional con 34 años de calentar silla pública, sin mayor contacto con la vida real que una breve experiencia de telefonista, y un oscuro catedrático de Estética, de reconocida soberbia e incapacidad de interacción social.

Quieren votos, sí.

rosa-diez-quiere-votos

La foto viene de 20minutos.es (clic) y la bandera es de quita y pon. Por ejemplo, en el primer congreso de UPyD, la única bandera que se veía en el escenario era … ¡¡la saharaui!! Y es que entonces lo que estaba de moda era Aminatu Haidar. ¿Alguien le ha vuelto a oír hablar a Rosa de Aminatu? Pues por entonces era como de la familia. Su voz, vaya.

El Mundo (clic).

rosa-diez-aminatu-haidarLos hijos de Aminatu también creyeron que eran de UPyD. Y ahora saben muy bien que no lo son. Saben, incluso por qué.

Ni siquiera es original la nueva frase impacto con la que el partido de “dar voz a la gente” quiere pescar votos.

reagan-latinos-republicanos